16 mar. 2011

Cómo la radiación perjudica nuestro organismo y cómo contrarrestar sus efectos

Una de las consecuencias más peligrosas del terremoto de 8,9º que afectó el viernes pasado a Japón, son los accidentes nucleares que se han registrado en la planta Fukushima.
Esta situación ha puesto en alerta a todo el mundo, debido a los nocivos efectos que podría provoca la radioactividad tanto en las personas como en el ecosistema. “La radiación ni se ve ni se huele, pero sus efectos son a largo plazo y dañarán la salud y el medio ambiente durante años”, Eduard Rodríguez-Farré, radiobiólogo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y miembro del Instituto de Investigaciones Biomédicas de Barcelona.
En una entrevista recogida por ABC.es, el experto aseguró que algunos científicos ya han detectado contaminantes -tales como el yodo o el cesio- en la radiación liberada en Fukushima.
“En el núcleo de un reactor nuclear existen más de 60 contaminantes radiactivos a partir de la fisión del uranio, unos de vida muy larga y otros de vida muy corta, pero casi todos tienen una gran afinidad con nuestro organismo y se acumulan en él, ya que son parecidos a nuestros elementos biológicos”, señaló el científico.
Asimismo, Rodríguez-Farré explica que de los 60 elementos, entre los que serían más perjudiciales para la salud humana estarían el yodo, el estroncio 90 y el cesio (C-137).
“El yodo afecta inmediatamente y deja mutaciones en los genes, a partir de las cuales se puede desarrollar luego el cáncer de tiroides”, afirmó el especialista. Además, recordó que tras el accidente de Chernóbil en Centroeuropa se multiplicaron por 10 los casos de cáncer de tiroides.
Asimismo, indicó que “el estroncio se acumula en los huesos un mínimo de 30 años, como si fuera calcio, y durante años continúa irradiando el organismo; mientras que el cesio queda depositado en los músculos”. Ambos contaminantes “aumentan el riesgo de todo tipo de cánceres, especialmente de huesos, músculos y tumores cerebrales, disminuyen la inmunidad del organismo y aumentan la capacidad de sufrir otras patologías”.
Entre otros efectos negativos de la radiación se encuentran alteraciones en la reproducción, las que “afectan más a las mujeres que a los hombres, ya que los espermatozoides se regeneran totalmente cada 90 días y un espermatozoide alterado desaparece en ese periodo, pero los óvulos están en los ovarios toda la vida, y si un óvulo alterado por la radiación es fecundado posteriormente, habrá malformaciones en el feto, aunque sea años después”.
Por otro lado, en el medio ambiente también hay perjuicios. “A largo plazo la contaminación nuclear se deposita en el suelo y en el mar, y se incorpora a la cadena trófica, de los peces, que son la base de la dieta en Japón, del resto de animales, de las plantas, la fruta, las verduras…se va bioacumulando, es decir, va pasando de un ser vivo a otro y va empeorando”. Un claro ejemplo de esto, dice Rodríguez-Farré, es el de los “miles de renos que hubo que sacrificar en el Ártico luego del accidente en Chernóbil, pues estaban contaminados “a través de los líquenes que habían comido”.

Cómo contrarrestar el efecto de la radiación
Rodríguez-Farré dice que se puede paliar el efecto en la piel, lavándose como lo haría un cirujano al entrar a un quirófano, es decir, se limpia, se cepilla, usa detergente y luego se bota la ropa.
Mientras, para disminuir el efecto de la inhalación se puede ingerir pastillas de yodo. “El tiroides cuando está repleto de yodo elimina el que le sobra, así que si tú saturas de yodo normal el tiroides -con las citadas pastillas-, ayudas a que si inhalas yodo radiactivo lo elimines rápidamente”, manifiesta el experto.



13 mar. 2011

Toyota, Nissan y Honda cierran plantas tras el poderoso terremoto que afectó a Japón

Toyota Motor Co dijo el sábado que detuvo la producción en dos fábricas con una capacidad anual combinada de 420.000 vehículos pequeños construidos principalmente para mercados en el extranjero, después de que un poderoso terremoto afectó a Japón el día anterior.
Toyota, la mayor automotriz de Japón, dijo que no ha decidido cuándo reiniciará las actividades en las fábricas.
Los gerentes de las plantas, una en la prefectura de Iwate y la otra en la prefectura de Miyagi, las zonas más duramente golpeadas por el terremoto y posterior tsunami del viernes, han evacuado al personal, por lo que el estado actual de las instalaciones se desconoce, dijo Toyota.
Nissan Motor dijo que había detenido la producción en cuatro plantas en le noreste de Japón y cerca de Tokio, suspendiendo las obras en un centro de operaciones. Las fábricas permanecerán cerradas domingo y lunes, afirmó.
Personal en ubicaciones cerca de la costa fue evacuado, mientras que se instó a los empleados de otras instalaciones a permanecer en sus puestos. Dos trabajadores en una planta en la prefectura de Tochigi resultaron levemente heridos por el terremoto, dijo Nissan.
Honda Motor, la tercera automotriz de Japón por tamaño, dijo que cuatro de sus plantas nacionales y un centro de investigación y desarrollo permanecerán cerrados hasta el lunes.

El ciclo del combustible nuclear

Los reactores nucleares trabajan bajo el principio de que la fisión nuclear libera calor, que puede ser utilizado para transformar agua en vapor que mueva turbinas.
Un reactor típico utiliza uranio enriquecido en la forma de "balines" del tamaño de una moneda y de unos tres centímetros de largo.
Estos balines son transformados en largas varillas, las cuales son introducidas en fardos en una cámara presurizada.
En muchas plantas de electricidad nucleares los fardos de varillas son sumergidos en agua para regular su temperatura. Otros tipos de instalaciones utilizan dióxido de carbono o metal líquido para enfriar el núcleo del reactor.
Para que funcione, el núcleo de uranio del reactor debe alcanzar un estado supercrítico, es decir, que el uranio debe estar lo suficientemente enriquecido para permitir una reacción en cadena autosustentable.
Para regular este proceso y permitir el funcionamiento de una planta nuclear, son introducidas varillas de control en la cámara del reactor. Estas son construidas normalmente de cadmio, que absorbe los neutrones.
Menos neutrones significa menos reacciones en cadena, lo que frena el proceso de fisión.
Existen más de 400 plantas de reacción nuclear en la Tierra, que producen un 17% de la energía eléctrica global. Los reactores nucleares son utilizados también en submarinos y navíos.