6 dic. 2013

“El secreto de predecir el futuro está en escuchar los rumores”

Por el momento hemos escuchado en voz baja algunos rumores que luego se han hecho realidad. Por ello, este año he estado escuchando los rumores y tengo una idea bastante clara de lo que podemos esperar para el próximo año y que finalmente se cumplirán. A continuación expongo mis predicciones sobre los principales temas que se discutirán y lo que estos supondrán para nosotros en el próximo 2014.
Las personas finalmente comenzarán a tomar medidas para asegurar su información privada.
Los estafadores, colectores de datos y cibercriminales no ignorarán ninguna red social, sin importarles cómo sea.
El ‘Internet de las cosas’ se convertirá en el ‘Internet de las vulnerabilidades’.
Las aplicaciones móviles mostrarán que podemos gustarnos demasiado a nosotros mismos.
Las personas finalmente comenzarán a tomar medidas para asegurar su información privada

Los problemas de privacidad han plagado los titulares en 2013, haciendo una llamada de atención a las personas y empresas sobre la cantidad de información personal que compartimos y que es recogida sobre nosotros, que va desde información médica hasta la de nuestras redes sociales. Se puede esperar que los nuevos productos incorporen como principal característica protección para garantizar la privacidad. Por este motivo, en 2014 discutiremos sobre si éstas características ofrecen algún tipo de protección de la privacidad. Esperamos que Tor, que permite el anonimato en la red, consiga convertirse en una aplicación popular. También veremos un aumento en la adopción de alias y nombres falsos en las redes sociales para proteger la intimidad.  Los adolescentes serán los que más se preocupen por la privacidad. Teniendo en cuenta esto, mucha más gente se cambiará a las nuevas redes sociales nicho, en un intento de salir con sus amigos de sitios peligrosos. Lo cual lleva a mi siguiente predicción.

Los estafadores, colectores de datos y cibercriminales no ignorarán ninguna red social, sin importarles cómo sea

Es tentador creer que si te cambias a un nuevo barrio, todos tus viejos problemas desaparecerán. Esto no pasa en la vida real ni tampoco en las redes sociales. Cualquier nueva red social que surja atraerá a nuevos usuarios haciendo que también aparezcan estafadores y malhechores. Los usuarios que piensen que sólo están ellos y sus amigos en estas redes sociales, se llevarán una gran sorpresa. Cómo tu madre no estará allí para recordártelo déjamelo a mí: sí algo suena demasiado bien  para ser verdad, lo más seguro es que sea una estafa. Protégete a ti mismo usando buenas prácticas de seguridad, porque no importa en qué sitio estés en internet o como te conectes a la red. Y hablando de conexiones….

El ‘Internet de las cosas’ se convertirá en el ‘Internet de las vulnerabilidades’

Puedes esperar que las cosas sin importancia se vuelvan más inteligentes en 2014. Con millones de dispositivos conectados a Internet, y en muchos casos ejecutándose en un sistema operativo integrado, en 2014 se convertirán en un imán para hackers. Los investigadores de seguridad han demostrado la existencia de ataques contra Smart TVs, equipos médicos  y cámaras de seguridad. También han sido atacados monitores de bebés y se dice que en uno de los principales túneles de Israel se paró el tráfico debido a los cibercriminales que accedieron a los sistemas informáticos a través de un sistema de cámaras de seguridad. Los principales proveedores de software han descubierto la manera de notificar a los clientes y conseguir parches para las vulnerabilidades que existen. Las compañías idean gadgets que se conectan a Internet y no se dan cuenta de los problemas de seguridad que pueden conllevar. Estos sistemas no son solo vulnerables a ataques, sino que también carecen de métodos de notificación para los consumidores y las compañías. Y lo que es aún peor, no tiene un método fácil de usar para reparar las vulnerabilidades que puedan aparecer. Teniendo en cuenta esto, vamos a ver las nuevas amenazas de una forma que no hemos visto hasta ahora.

Las aplicaciones móviles mostrarán que podemos gustarnos demasiado a nosotros mismos

No debería sorprendernos que el 48% de las personas que duermen con sus smartphones, dejándose llevar por el falso sentimiento de que son seguros. En 2013, informamos sobre una aplicación móvil que conseguía “Likes” adicionales a los post de Instagram. Todo lo que se debía hacer era entregar su inicio de sesión y contraseña a alguien de Rusia y más de 100.000 personas no vieron nada malo en ello. Los cibercriminales aprovecharán en 2014 la confianza que tenemos en nuestros dispositivos. Ni si quiera hablamos de malware, las aplicaciones de móvil van a estar detrás de los fraudes y timos  de todo tipo en 2014.

Estas son las predicciones de Symantec para 2014. Por supuesto, lo mejor de intentar predecir el futuro es ser sorprendido por lo improvisto e inimaginable. Estaré en lo cierto en algunas de mis predicciones y equivocado en otras. Lo que es seguro es que voy a estar escuchando todos los nuevos rumores para ver que traerá el 2015.

Nelson Mandela, el líder que inspiró al mundo

Nelson Mandela, el primer presidente negro de Sudáfrica, quien falleció este jueves, demostró con su vida que lo aparentemente imposible es posible.
A pesar de haber recurrido a la violencia para tratar de derrotar el sistema de supremacía blanca y haber sufrido como consecuencia una larga condena de cárcel (1962-1990), Mandela salió de prisión con un mensaje de reconciliación y unidad como única vía para reconstruir a Sudáfrica.
Sus palabras reflejaron que el espíritu de Mandela no se quebró en esos 27 años en prisión.
clic Vea toda nuestra cobertura sobre la muerte de Mandela
Ese talante ya había quedado demostrado cuando, tras ser liberado, visitó con un mensaje conciliador a la viuda de Hendrik Verwoerd, el arquitecto del sistema de segregación racial que durante casi cincuenta años oprimió a la mayoría negra.
El apartheid fue el mismo sistema que encarceló a Mandela y lo hizo picar piedra cada mañana encadenado. Sus pulmones y su vista sufrieron daños irreversibles.
Fue el mismo sistema que había asesinado brutalmente a líderes de la lucha por la libertad como Steve Biko, o cuyas fuerzas de seguridad dispararon en contra niños en la masacre de Soweto en junio de 1967.
Cuando el gobierno blanco, afectado por la presión internacional, le ofreció liberarlo pero con la condición de que abandonara su militancia, Mandela, quien ya llevaba dos décadas en la cárcel, respondió que "mi libertad no puede separarse de la de todos los demás".
Mandela encarnó con sus acciones los ideales de libertad y justicia que defendía. Y tuvo la grandeza de acercarse a quienes martirizaron a su raza.
Eligió el perdón por encima del odio y construyó puentes hacia el enemigo. Muchas veces con sentido del humor y siempre con dignidad.
El exmandatario no fue sólo el estadista que supo conducir al país por la cuerda floja de la reconciliación tras las atrocidades del apartheid.
Mandela nació el 18 de julio de 1918 en Umtata, una pequeña comunidad en el este de Sudáfrica.
Su padre, jefe del clan Madiba de la familia real Tembu, murió cuando Mandela tenía 12 años, pero el líder tribal se aseguró de que tuviera una buena educación.
El adolescente asistió a una escuela de misioneros británicos y luego estudió abogacía.
Cuando llegó a Johannesburgo, Mandela experimentó la segregación racial y se convirtió pronto en una figura prominente en la lucha contra el apartheid. En 1943 se unió al Congreso Nacional Africano, CNA, fundando su ala juvenil y convirtiéndose más tarde en presidente de la organización.
En 1944 Mandela se casó con su primera esposa, Evelyn Mase, con quien tuvo cuatro hijos, y en 1952 abrió un despacho de abogados junto a su compañero de lucha Oliver Tambo.
Luego de divorciarse de Mase, Mandela se casó en 1958 con Winnie Madikizela, con quien tuvo dos hijas. De sus seis hijos, sólo tres hijas permanecen actualmente con vida.
En 1956 Mandela fue acusado de alta traición junto a otros 155 activistas, pero los cargos en su contra fueron retirados tras un juicio que duró cuatro años.
La resistencia contra el apartheid seguía creciendo, en particular en lo que se refería a la Ley de Áreas, que forzaba a las personas de determinada raza a trabajar en ciertas actividades y a vivir en zonas designadas.
El apartheid también imponía la clasificación de las personas por su color y prohibía el casamiento entre personas de diferente raza.
Las tensiones se agravaron en 1960 con la masacre de Sharpeville, cuando las fuerzas de seguridad mataron a 69 personas negras que participaban en una manifestación pacífica contra el apartheid.
El CNA fue proscrito ese año y el líder sudafricano decidió seguir su lucha en la clandestinidad, convirtiéndose en uno de los hombres más buscados por las autoridades.
La masacre de Sharpeville marcó el fin de la resistencia pacífica. Mandela lanzó un plan de sabotaje económico y posteriormente fue arrestado, acusado de atentar contra el gobierno.
En un acto desafiante, Mandela, quien enfrentaba una posible pena de muerte, se presentó a la audiencia vistiendo el tradicional atuendo Tembu.
Mandela se encargó de su propia defensa en los tribunales y sin llamar a ningún testigo, declaró:
"Yo abrigo en mi corazón el ideal de una sociedad democrática e igualitaria en la que todas las personas vivan en armonía y con igualdad de oportunidades".
"Es un ideal que espero ver materializado en vida. Pero si es necesario, es un ideal por el que estoy dispuesto a morir".
En 1964 Mandela fue sentenciado a cadena perpetua. En su primer año en la cárcel murieron su hijo mayor y su madre, pero las autoridades no le permitieron asistir a los funerales.
Mandela pasó 18 años encarcelado en la isla de Robben Island, donde los prisioneros salían todas las mañanas, en hileras y encadenados, a picar piedras. En 1982 fue trasladado a la cárcel de Pollsmoor, en Ciudad del Cabo.
Mientras Mandela y otros líderes del Congreso Nacional Africano permanecían en prisión o en el exilio, los jóvenes de los barrios negros de Sudáfrica continuaban su lucha contra el gobierno de la minoría blanca.
Uno de los hechos más recordados es la masacre de Soweto, el 16 de junio de 1976, cuando miles de estudiantes negros protestaron contra el decreto que los obligaba a estudiar en afrikaans, la lengua de la minoría blanca, y fueron dispersados por la policía a balazos.
Una de las imágenes más potentes de la lucha contra el apartheid es la de Hector Peterson, un adolescente de 13 años, muerto en los brazos de su compañero Mbuyisa Makhubu, durante una masiva concentración estudiantil en el simbólico barrio de Johannesburgo.
En la década del 80 el antiguo compañero de Mandela, Oliver Tambo, entonces en el exilio, lanzó una campaña global por su liberación.
La comunidad internacional intensificó las sanciones contra el régimen del apartheid y la presión mundial eventualmente tuvo resultados.
El 11 de febrero de 1990 el presidente sudafricano Frederick de Klerk liberó a Mandela y se iniciaron conversaciones dirigidas a la formación de una democracia multiracial.
Pero la minoría blanca rechazó los llamados a elecciones libres y los enfrentamientos llevaron al país al borde de la guerra civil.
En diciembre de 1993, Mandela y de Klerk recibieron de forma conjunta el Premio Nobel de la Paz.
Cinco meses después, el 16 de abril de 1994, millones de personas hicieron fila para participar en los primeros comicios libres en la historia de Sudáfrica.
Cuando Mandela votó por primera vez en su vida a la edad de 75 años, le dijo a la prensa que se sentía "un hombre completo". Tomó posesión el 10 de mayo de ese año.
Mandela se concentró en crear una nueva imagen internacional para Sudáfrica, logrando persuadir a las compañías multinacionales a permanecer e invertir en el país.
El líder también recurrió al deporte para fortalecer el orgullo nacional y convenció a la mayoría de apoyar a los Springboks, el equipo de rugby asociado con la opresión de la minoría blanca.
Contra todas las previsiones, los Springboks ganaron el Mundial de 1995 en territorio sudafricano, un episodio recordado recientemente en la película "Invictus", que hizo Clint Eastwood basada en el libro de John Carling.
Mandela señaló que la reconciliación "no significa olvidar o reprimir el dolor por el pasado", pero aseguró que una nación no puede fundarse en la venganza, sino en "nuestra humanidad común, en la tolerancia".
Algunos críticos señalan que el líder sudafricano no hizo lo suficiente para combatir problemas graves como la criminalidad, los escándalos de corrupción en el CNA y el SIDA.
El expresidente reconoció que debió haber prestado más atención a la expansión de la enfermedad en su país e impulsó luego en numerosas ocasiones iniciativas globales para combatir la epidemia.
En un país donde todavía es tabú hablar del SIDA, Mandela admitió que su hijo Makgatho había muerto en 2005 a causa del virus e instó a los sudafricanos a hablar sobre la epidemia "para que comience a parecer una enfermedad normal".
En la escena internacional, el líder sudafricano fue firme en su oposición a la invasión de Estados Unidos en Irak en 2003.
"Lo que condeno es que un poder, con un presidente sin visión, que no puede pensar propiamente, quiera llevar al mundo al holocausto", señaló.
Mandela, a quien en 2001 se le diagnosticó un cáncer de próstata, también participó en negociaciones de paz en la República Democrática del Congo, Burundi y otros países africanos.
A los 80 años Mandela, quien se había divorciado en 1992 de Winnie, contrajo matrimonio con Graça Machel, viuda del expresidente de Mozambique Samora Machel.
En 2004, a los 85 años "Madiba" se retiró de la vida pública.
Su apoyo fue fundamental para que Sudáfrica obtuviera la sede del Mundial de Fútbol de 2010, la primera vez que el evento se realizó en suelo africano, una muestra de que aún con más de 90 años siempre estaba listo para impulsar las causas de su país.
Estadista, luchador por la libertad, la paz y la reconciliación, venerado más allá de fronteras geográficas o generacionales.
La vida de Nelson Mandela a lo largo de más de nueve décadas escapa a los confines de cualquier narración.
El Premio Nobel de literatura Seamus Heaney se inspiró en Mandela para escribir el coro más conocido de su poema épico "La Cura en Troya":
"Los seres humanos sufren,
se torturan unos a otros,
se hacen daño y se endurecen...
La historia dice: No hay esperanza
a este lado de la tumba.
Pero entonces, una vez en la vida ...
puede emerger la justicia,
y riman la historia y la esperanza".

¿A dónde va Google+?

Hace dos años y medio, de la noche a la mañana, Google anunció al mundo que entraba al juego de las redes sociales con Google+, o Google Plus, como le llaman algunos.
Era el tornillo que le faltaba en el andamiaje digital que había comenzado con sus cimientos de búsqueda, había expandido después a publicidad y crecido después con múltiples niveles de correo electrónico, documentos, calendarios, mapas, videos y teléfonos inteligentes.
El gigante de búsquedas dominaba el mundo de la web y comenzaba a dar muestras de hacer lo mismo en el terreno de los dispositivos móviles, pero los datos de sus usuarios en las redes sociales eran escurridizos. Facebook no estaba dispuesto a ceder terreno y algo había que hacer.
Casi 30 meses después, de Google+ se ha dicho mucho: que es un éxito, que es un fracaso, que está creciendo, que es un pueblo fantasma. La pregunta entonces es ¿en dónde está parada la apuesta social de Google?
No cabe duda que la plataforma ha evolucionado y poco a poco se ha ido integrando en la vida de los usuarios, lo quieran ellos o no.
Google+ no es una red social convencional, es la Matrix, . Es un código que agrupa todos los servicios del buscador dotándolos de una capa social.
No importa si usas Gmail, YouTube, Android o búsquedas; de una u otra manera estás interactuando con Google+. Si ustedes se quedan como usuarios pasivos o deciden convertirse en usuarios activos yendo a la página principal de Plus, esa es otra historia.
A las dos semanas de que la red social fuera presentada en sociedad contando cuáles de sus herramientas eran prometedoras y cuáles necesitaban cambios. Entre estas últimas se encontraban los llamados "Sparks" -temas sugeridos por el sitio de acuerdo a nuestros intereses-, su aplicación móvil que dejaba mucho que desear, su interfaz -que no era simple- y "Huddle" su servicio de mensajería.
Como podrán darse cuenta algunas de esas características desaparecieron, otras fueron reemplazadas -Hangouts representa ahora el centro de comunicación de todos los productos Google- y otras mejoraron, como la aplicación móvil.
Las cosas prometedoras: agrupar contactos en círculos, respaldo automático de fotos, opciones en el contenido que se comparte -como habilitar o deshabilitar comentarios- y los Hangouts en video mejoraron y se convirtieron en las características más populares del sitio.
Entre sus beneficios se encuentra "la calidad de la información ya que, a diferencia de Facebook, ésta es todavía una red en la que priman los contenidos de valor",dice Romina Moine, en una conversación social en Google.
"Particularmente considero que encontraremos siempre opiniones sesgadas, pues como ya algunos han comentado, una mayoría esperaba encontrarse con otro Facebook. Por lo tanto encontrar comentarios tales como: 'Google+ está muerta' o 'Google+ no tiene vida' tiende a tornarse 'normal'", agrega Azmara Landinez.
Emilio Osorio interviene: "En mi opinión todos los servicios de Google en general están relacionados más con la 'cultura digital' del mercado analizado, que con otros factores. Entre más cultura digital mayor es la probabilidad que un usuario use Google+".
"Al final, sin saberlo, creo que la terminarán usando: comentarios públicos en YouTube, blogs, apps, etc... que servirán, no sólo para descubrir contenidos, sino también descubrir personas con intereses comunes. Mi stream no para, cosa que me hace gracia cada vez que leo que G+ es un pueblo fantasma. Lo mejor, es que en su gran mayoría, son contenidos que me interesan, compartidos por personas que 'descubrí' en Google+", aporta Germán Serrano Clotet.
Los números de la red social parecen respaldar la visión de Google en el sentido de que ofrecer una capa social en todos sus productos incrementaría el número de usuarios únicos.
Según el buscador a la fecha cuentan con 300 millones de usuarios activos, un considerable incremento a partir de los 190 millones que tenían en mayo. Los usuarios que han interactuado con Google+ a través de otros servicios de l buscador suman 540 millones.
Las cifras técnicamente ponen a esta red social como segundo lugar en el mundo, aún muy por detrás de los más de mil millones de usuarios de Facebook, pero por encima de los poco menos de 300 millones de usuarios de Twitter.
Algunos de los usuarios de  Google+  creen que el buscador debe hacer más para atraer a un público hispanoparlante y consideran que hay más contenidos en inglés que en español.
Pero ¿cómo le está yendo a la red social en América Latina?
"La adopción es buena y va en crecimiento", dice Ricardo Blanco, Gerente de Comunicación de Producto de Google para América Latina.
"Los usuarios van encontrando más funciones y formas de utilizar las diversas herramientas de Google; es una tarea seguir ofreciendo mejores soluciones con la privacidad y flexibilidad que la gente espera al utilizar las herramientas de Google", agrega.
Los escépticos no le encuentran a Google+ una razón de existir, acostumbrados a redes para amigos o consumo de información instantánea.
La estrategia de Google parece ser expandir los tentáculos de Google+ a la mayoría de sus productos de modo tal que cada vez sea más fácil y natural usar todas las capas de esta red social. Así -al menos eso esperan- la gente decidirá pasar más tiempo dentro de sus muros y menos en la casa del vecino.