27 may. 2010

El Atlantis tocó tierra por última vez

El trasbordador espacial estadounidense Atlantis aterrizó en el Centro Espacial Kennedy, en Florida, tras terminar su última misión en el espacio, la entrega de un módulo ruso, batería y antenas de comunicación a la Estación Espacial Internacional (EEI).
Según lo programado por la Agencia Espacial de Estados Unidos (NASA), los transbordadores espaciales serán retirados este año, con tan sólo dos misiones todavía pendientes, una del Endevour y la otra del Discovery.
"Fue un final adecuado para una increíble misión. Estoy seguro de que los miembros de la estación espacial odiaron verlos partir, pero nosotros estamos encantados de tenerlos de regreso. Ustedes ejecutaron (su trabajo) sin ningún error y no sólo eso, también disfrutaron mucho haciéndolo", le dijeron desde el control de la misión en el centro espacial al comandante del Atlantis, Ken "Hock" Ham, cuando las ruedas de la nave se detuvieron.
Cuando la tripulación había desembarcado, Ham indicó que "el Atlantis es una nave increíble. Fue absolutamente perfecta a lo largo de toda la misión".
La nave espacial no irá directamente a un museo sino que será trasladada a una de las instalaciones del Centro Espacial Kennedy donde se ajustará con una lanzadera de repuesto, preparada para rescatar a astronautas de otros vuelos en caso de que fuera necesario.
Y la la NASA no descarta la posibilidad de que pudiera utilizar esta nave nuevamente para entregar material adicional o suministros necesarios a la estación internacional.
Además, algunos miembros del Congreso de Estados Unidos están todavía intentando extender el programa de los trasbordadores espaciales.
Estos legisladores se oponen a la nueva política de exploración del presidente Barack Obama.
El mandatario quiere que los trasbordadores espaciales y el negocio de llevar astronautas a la estación internacional pase a manos de compañías privadas.
Obama cree que la agencia espacial estadounidense debería concentrar sus esfuerzos en desarrollar naves que puedan alcanzar objetivos más lejanos, como los asteroides y Marte.
Los trasbordadores espaciales, que han estado operativos desde 1981, no pueden realizar este papel porque sus sistemas restringen su capacidad de operar a misiones cercanas a la Tierra.
El Atlantis comenzó sus operaciones el 3 de Octubre de 1985, ha completado 32 misiones y viajado alrededor de 195 millones de kilómetros.



El derrame de petróleo debajo del agua

El buzo y ambientalista Philippe Cousteau Jr. —nieto del oceanógrafo francés Jacques Cousteau— ha estado haciendo inmersiones en el Golfo de México para evaluar el impacto ambiental de derrame de petróleo ocurrido el 20 de abril en las costas de Luisiana, Estados Unidos.
En su misión, que le llevó tres semanas de preparación, también está revisando la limpieza que está realizando la empresa BP.
"Sé que mi padre y mi abuelo estarían haciendo esto si estuvieran vivos y que estarían tan horrorizados como yo con lo que he visto", escribió Cousteau Jr. en una entrada de su blog Earthecho.org.
Cousteau Jr. aseguró que la combinación del petróleo con los dispersantes químicos utilizados para removerlo (mezcla de disolventes, tensoactivos y otros aditivos que rompen la tensión superficial del crudo) están contaminando severamente el agua. Y que representa un peligro incalculable para el ecosistema del Golfo de México.
Además, aseguró, hay pocos motivos para el optimismo.
Nuestros peores temores se hicieron realidad.
La preocupación, por supuesto, es sobre los dispersantes químicosque se están aplicando en el Golfo de México en una escala sin precedentes. Ya se han aplicado unos 800.000 galones de un dispersante denominado Corexit, el cual es altamente tóxico.
En general, la gente piensa en un derrame de petróleo en la superficie del océano, pero ahora con el dispersante químico está, de hecho, en la columna de agua. Nubes de esa sopa espesa y tóxica pasaban sobre nosotros, allá abajo a 15 o 20 pies debajo de la superficie. Fue horrible.
Realmente no sabemos qué está pasando. No sabemos qué tipo de efectos va a tener.
Quiero decir, hay una sustancia tóxica que usted no quisiera tener en su cocina y la estamos rociando en cientos de miles de galones en el Golfo de México, uno de los ecosistemas más biodiversos y ambientalmente importantes aquí en Estados Unidos. De hecho, en el mundo.
Y por supuesto, el petróleo por sí mismo es tóxico y ésta fue la peor época del año para que esto ocurriera.
Quiero ser muy claro. Esta no es una oportunidad. Aquí no hay un resquicio de esperanza.
Esto es sólo un desastre total y muchos, no sólo los animales, lo van a padecer. Una incalculable cantitad de gente, a las cual se le está destruyendo su medio de sobrevivencia delante de sus ojos, está sufriendo también.
Espero que esto pueda, por lo menos, recordarnos - y seguramente nos lo recordará- nuestra responsabilidad de tener cuidado y el viego adagio que dice: "si algo puede salir mal, probablemente lo hará".
(Mi padre y mi abuelo) seguramente se habrían horrorizado y decepcionado.
Decepcionado de que en las últimas décadas nuestra tecnología para perforar en búsqueda de petróleo se haya expandido considerablemente pero no la hayamos mantenido en una perspectiva de regulación y no la hayamos desarrollado al ritmo de una tecnología de limpieza.

23 may. 2010

Hachiko: Siempre a Tu Lado.

Hachiko era un perro de raza Akita, macho y de un intenso color blanco, a los 2 meses se vio iluminado al ser enviado con el Dr. Ueno (profesor del departamento de agricultura en la Universidad de Tokyo) quien lo llevó a su hogar cerca de la estación de tren de Shibuya, Eisaburo demostró ser un gran amo y Hachiko una gran mascota. Su amistad se volvió inquebrantable. Hachiko no podía acompañar al Dr. Ueno a la universidad pero siempre lo acompañaba a “Shibuya eki” (la estación Shibuya) y siempre regresaba por las tardes a esperar su regreso. Al paso de las semanas la imagen del Dr. Ueno con su perro se volvió familiar en la estación y la historia se propagó por todo Shibuya.
Fatalmente el 21 de mayo del año 1925 una tragedia irrumpió en la rutina de Hachiko, el profesor Ueno sufrió un ataque cardiaco y murió antes de poder regresar a Shibuya donde Hachiko, como era su costumbre, ya lo esperaba de regreso.
La noticia de la muerte del Dr. Ueno se propagó hasta llegar a Shibuya y de inmediato los habitantes de esta ciudad pensaron en el perro que lo acompañaba diariamente a la estación, el perro lo estaba esperando, preocupados por su salud, los habitantes de Shibuya hablaron con él (como si éste pudiera comprenderlos) para que regresara a su hogar, que esperaba a su amo en vano. Diariamente Hachiko regresaba a la estación para esperar a su amo, repitió esta conducta por años sin importar las inclemencias del clima, pero Eisaburo Ueno jamás regresó.
Hachiko se volvió una figura amada en Shibuya, los viajantes preguntaban por él y se convirtió en un héroe, así que los japoneses habitantes de Shibuya contactaron a Teru “Shou” Ando, un famoso escultor japonés para que realizara una estatua en honor al perro en el mes de abril del año 1934. La estatua de bronce creada por Ando se colocó frente a la estación Shibuya donde Hachiko solía esperar a Ueno.
Casi un año más tarde, el 7 de marzo de 1935 Hachiko falleció al pie de su propia estatua debido a su edad, tan fiel como siempre, esperando a su amo. Pero esto no impidió que su historia y la estatua se hicieran famosas por todo Japón.
Lamentablemente durante la segunda guerra mundial todas las estatuas de Japón fueron fundidas para crear armamento, la de Hachiko corrió con la misma suerte y su creador Shou Ando fue asesinado. Al terminar la guerra los japoneses contrataron a su hijo Takeshi Ando para que realizara una nueva estatua de Hachiko.
El 8 de abril de cada año se conmemora a Hachiko en la plaza de la estación Shibuya.
Los restos de Chuken Hachiko (El Leal Perro Hachiko) descansan junto a los de su amo Eisaburo Ueno.
Hachiko nació en noviembre de 1923 en la prefectura de Odate en la provincia de Akita, Japón.
Por su puesto, los cinematógrafos japoneses se encargaron de realizar la película de esta historia basada en la versión real acerca del Dr, Eisaburo Ueno y Hachiko llamada “Hachiko Monogatari”. Que al igual que la versión americana resulta conmovedora y apasionante.

¿Reabrir el Aeropuerto Los Cerrillos?

En 2001, el ex Presidente Ricardo Lagos prometió al país la construcción de una ciudad modelo en las 245 hectáreas del Aeropuerto Los Cerrillos.
El fisco alcanzó a desembolsar 800 mil UF -unos US$ 30 millones- en estudios de factibilidad y en la construcción de un parque de 50 hectáreas que sería el corazón de esta ciudadela. Los privados también le creyeron al ex Mandatario y el propio Horst Paulmann adquirió dos hectáreas de ese terreno para desarrollar un supermercado.
De eso han pasado nueve años, Santiago se quedó sin su segundo aeropuerto y las miles de casas prometidas - impulsadas por el entonces ministro de Vivienda y actual titular de Defensa, Jaime Ravinet- no se construyeron. Peor aún, el terremoto desnudó la fragilidad aeroportuaria de la ciudad, dejando a Santiago incomunicado por aire durante dos días, y reforzó la idea de dejar el proyecto en fojas cero.
Tanto así, que el Ministerio de Vivienda tomó la decisión de estudiar la reapertura del Aeropuerto que tanta falta le hizo al país tras tras el sismo del pasado 27 de febrero.
La ministra de Vivienda, Magdalena Matte, explica que, aparte del parque, Ciudad Bicentenario está hace nueve años detenida y que es uno de los proyectos que el Gobierno va a reevaluar completamente.
"Vamos a partir desde cero y se verá cuál es el mejor destino, dado que claramente hay la necesidad de un nuevo aeropuerto. Es un proyecto que nació y nunca pudo materializarse (...) Hay juicios pendientes, temas con el plano regulador, puros problemas. Es muy difícil avanzar ahí", agrega Matte.
El primer paso que dará el Gobierno será nombrar un encargado que se dedicará exclusivamente a revisar esta iniciativa.
Una de las ideas que podrían materializarse en el corto plazo es conservar las áreas verdes que ya se construyeron, pero rehabilitar rápidamente la pista aérea, de modo de poder utilizarla en episodios de emergencia.
Esta opción permitiría a la ciudad contar con un segundo aeropuerto en menos de sesenta días, ya que la pista está en un 90% intacta. Buscar alternativas en otro sitio, en cambio, podría tomar varios años más, puesto que los terrenos adecuados escasean y las comunidades cercanas podrían llevar el tema a tribunales, como ya ocurrió en Paine.
En el mediano y largo plazo, se podría impulsar un proyecto más ambicioso: actualizar la pista, mejorar la infraestructura y, además, levantar un parque industrial en sus inmediaciones, dice el presidente de la Federación Aérea, Julio Subercaseaux, "Antes del terremoto, también había muchos elementos que justificaban reevaluar este proyecto. La aviación corporativa está creciendo a tasas superiores al 10% anual y, además, Los Cerrillos nos permitiría romper con el monopolio de Pudahuel", afirma.
Texto: Pablo Obregón Castro (EMOL)