21 nov. 2008

Hang Mioku (O como se puede llegar a la locura por la belleza fisica)

Es coreana, tiene 48 años y luego de someterse a cientos de operaciones en su rostro durante dos décadas, en un acto de locura, se inyectó en su cara aceite de cocina. Hoy, le dicen cruelmente “la mujer ventilador” por el gran tamaño de su cara en comparación con el resto de su cuerpo.
Parece de cuento de terror, pero es la cruda realidad. Una coreana llamada Hang Mioku de 48 años, enceguecida por su adicción a las cirugías plásticas, decidió inyectarse en la cara aceite de cocinar.
Incluso de acuerdo a los informes entregados por la prensa, la mujer ha quedado tan desfigurada que ni su propia familia la puede reconocer.
¿Cómo es posible que una persona llegue a estos extremos tan sólo por sus ganas de cambiar su aspecto físico?
Según ha revelado la prensa, Hang Mioku, motivada por su afán de mejorar su aspecto físico, se realizó su primera cirugía a los 28 años. En esta primera incursión en el pabellón quedó bastante satisfecha, sin embargo, pensó que podía quedar un poquitito mejor.
Fue así que comenzó a obsesionarse con las cirugías plásticas, si bien vivía en Corea, decidió viajar a Japón para someterse a otras operaciones estéticas, principalmente en su cara, donde residía su mayor complejo.
Tras operación y operación, su cara comenzó a cambiar y a desfigurarse, no obstante, ella sentía que estaba cada vez más bella.
Fue así que los médicos cirujanos comenzaron a negarse a seguir operándola y le sugirieron que su adicción a las operaciones podían ser síntomas de un gran trastorno sicológico, por lo que le recomendaron tratarse.
Sin embargo, Hang encontró que este tratamiento era demasiado costoso, por lo que decidió obviarlo y seguir realizándose cirugías plásticas.
Cuando esta mujer retornó a Corea, sus padres quedaron absolutamente impactados, ya que su cara estaba irreconocible.
Pero a Hang no le importaba lo que dijeran lo demás, por lo que después de acudir a varias consultas médicas – donde no accedían a seguir operándola – finalmente encontró a un médico inescrupuloso que estuvo dispuesto a inyectarle silicona y lo que es más escandaloso, a darle una jeringa para que ella sola se inyectara silicona.
Fue así que Hang continuó inyectándose, pero una vez que se le acabó la silicona, desesperada, no encontró nada mejor que inyectarse aceite de cocina en su cara, algo que la terminó por desfigurar aún más.
Su caso comenzó a ser conocido por los vecinos, incluso, según se cuenta, algunos niños del barrio la apodaban “el ventilador”, por el enorme tamaño de su cara en comparación con su pequeño cuerpo.

Más tarde, caso llegó hasta la televisión coreana y fue tanto el impacto que causó su historia que muchos televidentes mandaron donaciones en dinero para que ella fuera a realizarse otra cirugía, pero esta vez para reducir el tamaño de su cara.
Fue así que esta mujer efectivamente se sometió a esta operación, según se ha informado, los cirujanos removieron grandes cantidades de silicona tanto de su cara como de su cuello.
Y si bien, se logró reducir el tamaño de su rostro, debido al gran daño que ella se había ocasionado, siguió desfigurada y llena de cicatrices.
El caso de Hang ha servido para que en Corea se abra un debate acerca de las adicciones de las cirugías plásticas. Hoy, esta mujer de 48 años, ha dicho que se da cuenta de todo el daño que ha hecho y que le gustaría volver a tener su cara original, algo que ya es prácticamente imposible.




Una astronauta pierde en el espacio su caja de las herramientas

Una astronauta de la tripulación de la nave espacial estadounidense Endeavour, que el martes efectuaba la primera de las cuatro salidas orbitales de su misión, perdió su caja de herramientas en el espacio, indicó la agencia espacial de EEUU, la NASA.
A la astronauta Heidemarie Stefanyshyn-Piper se le escapó la bolsa con sus herramientas cuando la estaba limpiando después de que se saliera la grasa de una pistola de lubricación. En ese momento, empezaba a trabajar para destrabar el mecanismo de rotación de una de las tres dobles antenas solares de la Estación Espacial Internacional.
La caja resbaló y se le escapó cuando limpiaba sus guantes manchados de grasa. El incidente fue captado y retransmitido en directo por la televisión de la NASA. "¡Oh, vaya!", exclamó Heidemarie. Su compañero de paseo espacial, Steve Bowen, tenía un bolso con herramientas idénticas que tuvo que compartir con ella.
El responsable de la salida orbital en el centro de control de Houston (EEUU) estimó que había suficientes equipos de herramientas para ejecutar todas las tareas programadas sobre el sistema de rotación de la antena solar. Stefanyshyn-Piper tuvo que lubricar los rodamientos que había que retirar y remplazar.






10 años de habitar en el espacio


Viaja alrededor de la Tierra a una velocidad de 28.000 kilómetros por hora. Y hoy cumple diez años desde que fue colocada en órbita a unos 350 kilómetros sobre nuestro planeta.
Es la Estación Espacial Internacional (EEI), el mayor y más complejo proyecto de cooperación internacional que se ha llevado a cabo en el mundo.
En su construcción han participado las agencias espaciales de Estados Unidos, Rusia, Europa, Japón, Canadá y Brasil.
Cuenta con laboratorios de investigación donde los astronautas pueden llevar a cabo experimentos dentro y fuera de la estación.
Desde que el primer módulo de la EEI fue colocado en órbita, el 20 de noviembre de 1998, la estación ha crecido diez veces.
Hoy pesa más de 300 toneladas y tiene un volumen interno mayor que una casa de cuatro habitaciones.
Y se espera que cuando se termine de construir, en el 2010, la EEI pesará casi 500.000 kilos y medirá 108 metros de ancho por 88 de largo.
Contará también con más de 4.000 metros cuadrados de paneles solares que proveerán de energía eléctrica a los seis laboratorios de alta tecnología.
Será, en pocas palabras, un enorme complejo habitacional en el espacio.
Pero mantener a astronautas en órbita, llevando a cabo investigaciones, ha sido una empresa costosa.
Se calcula que hasta ahora se han gastado unos US$100.000 millones.
La NASA cree que ha sido dinero muy bien gastado, dados los estudios científicos que nunca se hubieran podido llevar a cabo en la Tierra.
"Ha habido varios resultados muy positivos gracias al trabajo llevado a cabo en la EEI" explicó Josh Byerly, portavoz de la agencia estadounidense.
"En primer lugar, hemos aprendido a construir, a vivir y trabajar en lugares ubicados en la órbita baja terrestre y esas son lecciones que nos ayudarán en nuestras futuras misiones a la luna y Marte".
"Esto obviamente convierte a la estación en un laboratorio único de investigación científica".
"Pero creo que lo principal que nos ha brindado la EEI es el éxito en la cooperación entre las 16 naciones involucradas en este proyecto masivo", afirma...

Los científicos esperan que la investigación que se lleva a cabo en los laboratorios de la EEI conduzca a descubrimientos en medicina, composición de materiales y ciencia fundamental.
Por ejemplo, se ha estudiado la forma como se comporta el cuerpo humano en un ambiente de ingravidez durante un largo periodo.
Los astronautas tienen que vivir en la estación durante períodos de 6 meses y el cuerpo humano debe adaptarse a la falta de gravedad.
Esto, afirman los científicos, tiene implicaciones directas para los habitantes de la Tierra.
Por ejemplo en la búsqueda de terapias para la atrofia muscular, pérdida de masa ósea y cambios en los fluidos corporales que por lo general resultan cuando el individuo no puede moverse de la cama o está postrado en una silla de ruedas.
Pero también se llevan a cabo experimentos en estas inusuales condiciones en el campo de la biología, biotecnología, física de materiales, astronomía y meteorología.
"Los programas espaciales alrededor del mundo han traído muchos beneficios para la humanidad" expresa Josh Byerly.
Por ejemplo, agrega, tecnologías que han tenido un impacto directo en la vida diaria de la gente, nuevas formas de tratar enfermedades, mejores métodos para producir materiales y por supuesto, un mejor entendimiento del universo.
Más de 100.000 personas en todo el mundo han estado involucradas en este programa y desde 1998, 167 individuos de 14 países han pisado la estación espacial.
Un video con una animación de como se ha ido construyendo esta maginifica obra




20 nov. 2008

¿Quién tira la basura espacial?

Científicos en Estados Unidos diseñaron un nuevo sistema para solucionar el problema de qué hacer con la basura que se genera en la estación espacial.
Hasta ahora, nadie realmente se encarga de "sacar la basura" en el espacio.
Por lo tanto ésta se acumula, descompone y se convierte en un peligro para la salud de los astronautas que ya de por sí viven en un espacio reducido.
Ahora, investigadores en Estados Unidos están desarrollando un triturador de basura de alta tecnología para la NASA.
Se trata de un sistema que sopla aire caliente y seco a través de la basura previamente mojada y posteriormente recoge el agua del aire templado y húmedo que emerge.
Esta agua, explican los investigadores, puede ser purificada para beberse, y el resto de basura queda seca, inodora e inerte.
Tanto el aire como el calor son reciclados para contener los olores y ahorrar energía, agregan.
Muchos quizás se pregunten ¿por qué simplemente no se "tira" la basura al espacio?

Según Jean Hunter, profesora de agricultura e ingeniería biológica de la Universidad de Cornell, quien dirige el proyecto, la solución no es tan sencilla.
"Si los astronautas ponen su basura fuera de la esclusa de aire, ésta orbitará paralelamente a la nave" explica la investigadora.
"Si la eyectan de la nave, lo más seguro es que después vuelvan a encontrarse con ella. O, aún peor, la basura terminará contaminando otro planeta".
"No sabemos si hay vida en Marte, pero sí sabemos que nuestra basura rebosa de vida", agrega la científica.
Otra posibilidad es lanzar la basura hacia el Sol, pero los científicos creen que primero hay que aprovechar todos los recursos utilizables que tiene la basura.
Y el principal es el agua, el recurso más preciado que los astronautas llevan al espacio.
La nueva técnica está basada en la llamada bomba de calor para deshumidificación y desecación, una técnica que se usa comúnmente para la desecación de madera.
Pero Jean Hunter y su equipo la han adaptado para el espacio porque normalmente necesita la gravedad de la Tierra y contiene materiales que no son aceptables en los vuelos espaciales.
Cuando la gente piensa en la basura en el espacio, por lo general recuerdan el triturador de basura que apareció en la película 'Star Wars'", dice Jane Hunter.
"Y la basura espacial es precisamente como la que se ve en la película: enorme, mojada, muy desagradable y muy variada. Aunque por supuesto sin los monstruos moradores de basura".
La nueva bomba de calor está ahora siendo probada por el Centro de Investigación Ames de la NASA (junto con otros prototipos presentados por otros investigadores).
Jean Hunter y su equipo están también trabajando en un sistema de recuperación de agua potable a partir del agua que se desecha en el espacio.
En la estación espacial, la orina de los astronautas es químicamente estabilizada y almacenada y los astronautas utilizan toallas húmedas para mantenerse limpios así que no hay agua para lavado.
Como explican los investigadores, en la estación lunar que planea construir la NASA, la orina y el agua de lavado tendrán que ser recicladas.
Y Hunter está desarrollando un nuevo sistema de desecación para aprovechar el 100% del agua que es desechada




Los archivos fotográficos de Life estarán disponibles en internet

Los archivos fotográficos de la legendaria revista estadounidense Life, algunas de cuyas imágenes se convirtieron en íconos del siglo XX, están ahora disponibles en internet, anunció el grupo de prensa Time, proprietario de la antigua revista. Time indicó que las cerca de 10 millones de fotografías estarán visibles desde un sitio dedicado de Google, y a través del buscador específico de imágenes de este gigante de internet, Google Image.La colección fotográfica incluye obras de grandes nombres del sexto arte, como Alfred Eisenstaedt, Margaret Bourke-White, Gordon Parks o W. Eugene Smith. También figura el filme de un aficionado que registra el asesinato del presidente estadounidense John Fitzgerald Kennedy en 1963 por Abraham Zapruder.Según Time, el 97% de estas fotografías nunca habían sido presentadas al público. "Escaneamos millones de imágenes y las hicimos accesibles en Google Image Search hoy (martes); la totalidad de las 10 millones de fotografías estarán disponibles en los próximos meses", indicó Time en el comunicado.

19 nov. 2008

Casi la mitad de EEUU necesita ayuda con las nuevas tecnologías

El 48% de los estadounidenses confiesa haber necesitado ayuda para utilizar aparatos o dispositivos relacionados con las nuevas tecnologías de la comunicación, como un ordenador, un teléfono móvil o una conexión a Internet, según un estudio.Además, la mayoría de ellos ha buscado asistencia cuando tiene problemas técnicos: el 38% ha llamado a un servicio de asistencia técnica, el 15% ha recurrido a amigos o familiares y el 2% ha buscado una respuesta en Internet. Sólo un 28% ha resuelto la dificultad por sí mismo. Un 15%, sencillamente ha abandonado."Un nuevo aparato o servicio puede hacerse popular mucho antes de que la propia tecnología sea comprendida por el usuario medio", afirma Sydney Jones, coautor del estudio. "Aquellos usuarios a quienes cuesta más se encuentran perplejos, desmoralizados y dependientes de la ayuda exterior cuando la tecnología falla".El 44% de los estadounidenses conectados a Internet tuvo dificultades con su conexión durante el último año, igual que han sufrido problemas técnicos el 38% de quienes poseen ordenador portátil, el 29% de quienes cuentan con un teléfono móvil y el 15% de los propietarios de iPod u otros lectores MP3. El estudio, hecho con 2.054 personas consultadas por el Pew Research Center del 24 de octubre al 2 de noviembre, tiene un margen de error del 2,4%.

Una de esas viejas (pero viejas) Series de TV ...El Llanero Solitario (The Lone Ranger)

Uno de los personajes televisivos más populares fue sin duda alguna el Llanero Solitario, creado en 1933 por George Trendle para la radio. Clayton Moore protagonizó la mayoría de los 221 episodios de 23 minutos presentados a lo largo de varias temporadas entre 1949 y 1957. John Hart interpretó el papel entre 1951 y 1953 a lo largo de 26 episodios. Jay Silverheels fue su fiel compañero Tonto (Toro para el mercado latinoamericano). El Llanero Solitario era realmente un Texas Ranger llamado John Reid, que fue el único superviviente del ataque de Butch Cavendish y su pandilla. Curado por Toro (ellos habían sido amigos en la infancia), Reid juró ayudar a cumplir la justicia del oeste portando una máscara (inicialmente para infiltrarse en el grupo salvaje de Cavendish). Armado con revólveres que disparaban balas de plata que podían herir pero nunca matar, cabalgaba sobre Silver (Plata) su fiel caballo, mientras que Toro lo hacía sobre Scout. En la última temporada Chuck Courtney fue enrolado como el hijo del Llanero, Dan Reid.
Usualmente el dúo acampaba lejos de la cuidad, pues eran confundidos por bandidos a causa de la máscara del Llanero. Era común que Toro marchase a la ciudad haciéndose pasar por un piel roja común y corriente para oír por casualidad los planes de los villanos de turno. O también que el Llanero se disfrazase con el mismo objetivo (con lo cual se tenía que desprender de su máscara). Así aparecieron personajes como el Viejo, un inmigrante sueco; José, un bandido; Don Pedro O'Sullivan, un irlandés mexicano y el Profesor Horatio Tucker, vendedor

El éxito de la serie fue tan grande que sirvió para estrenar dos películas en la pantalla grande y dio lugar a una serie de dibujos animados emitida entre 1966 y 1969. Además posibilitó que Clayton Moore se retirase del cine y de la TV en 1959 para dedicarse a hacer apariciones públicas caracterizado como su personaje. En 1979 Lone Ranger Television Inc., subsidiaria de Wrather Corporation, logró mediante la vía legal, suspender estas presentaciones para allanar el campo sobre el filme que se estrenaría al año siguiente. Moore sin embargo recuperó su derecho en 1985.
El intro de la serie (obviamente en Blanco y Negro)