5 jul. 2011

ONU alerta por alta mortalidad de abejas

La ONU expresó una gran preocupación por la alta mortalidad de las abejas a causa de la contaminación y de los pesticidas en muchas regiones del mundo, y su posible impacto en el futuro de la agricultura.
El fenómeno se observa principalmente en los países industrializados del hemisferio norte, señala el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma) en un informe.
El documento cita una docena de factores explicativos, entre ellos el empleo de pesticidas, la contaminación del aire, la reducción de la cantidad de plantas y flores y la apicultura en Europa, así como la existencia de un parásito mortal que mata únicamente a las abejas del hemisferio norte.
La mortalidad de estos insectos está en progresión (hasta de 85% en algunas regiones) y podría tener graves consecuencias en la producción alimentaria, pues la mayoría de las plantas, sean cultivos o no, son polinizadas por las abejas.
El informe indica que la actividad de los polinizadores en su conjunto representa cerca de 153.000 millones de euros, es decir, 9,5% del valor de la producción mundial de productos agrícolas.
No obstante, los científicos no han podido medir el impacto directo de la mortalidad de las abejas en los cultivos de frutas y hortalizas.
“La forma en que la humanidad maneje sus activos vinculados a la naturaleza, en particular los polinizadores, definirá en parte nuestro futuro colectivo en el siglo XXI”, declaró el director ejecutivo del Pnuma, Achim Steiner, en una conferencia de prensa.
“El hecho es que, de las 100 especies vegetales que proveen 90% del alimento del mundo, más de 70 son polinizadas por abejas”, agregó.
La cantidad de colonias de abejas cayó entre un 10% y un 30% en los últimos años en Europa, 30% en Estados Unidos y más de 85% en Medio Oriente, explicó Peter Neumann, uno de los autores de este primer informe de la ONU sobre la desaparición de las abejas.
El síndrome no afecta (aun) a América Latina, África ni Australia.
“Es un tema muy complejo. Interactúan muchos factores, y un país por sí solo no puede resolver el problema”, sostuvo Neumann, quien llama a la implementación de una red internacional para abordar el problema.
Este científico alemán que trabaja en el Centro de Investigación sobre Abejas en Suiza indicó que uno de los motivos de la desaparición de estos insectos en Europa y Norteamérica es la presencia del ácaro parásito "Varroa destructor".
Algunos estudios dejaron en evidencia que las abejas que tienen acceso a una variedad de polen de distintas plantas tienen mejor salud que aquellas que se alimentan de un solo tipo de polen.