14 sept. 2011

Crean el motor eléctrico más pequeño del mundo

Un grupo de científicos estadounidenses acaba de publicar en Nature Nanotechnology un descubrimiento que podría terminar en el libro Guinness de los Récords. Se trata de un motor eléctrico que mide una milmillonésima de un metro de diámetro o, en otras palabras, una máquina que es 60.000 veces más pequeña que un cabello humano. El minúsculo motor podría ser usado en la nanotecnología y también en la medicina, por ejemplo para suministrar ciertas medicinas de manera controlada en ubicaciones específicas. En el pasado se han desarrollado rotores minúsculos formados por moléculas simples, pero esta es la primera vez que se puede obtener impulsado por una corriente eléctrica. "Ya otras personas encontraron que se pueden hacer motores impulsados por luz o por reacciones químicas, pero el punto ahí es que se están impulsando millones de motores a la vez, cada motor individual en el vaso de precipitados", explicó Charles Sykes, químico de la universidad de Tufts, en Massachusets, Estados Unidos, quien ya está en contacto con el libro Guinness de los Récords para certificar su motor como el más pequeño de la historia. "Lo emocionante del motor eléctrico es que se puede ver el movimiento de sólo uno y cómo ese motor se comporta en tiempo real", contó a la BBC Sykes, quien líderó del equipo investigador. Cómo lo consiguieron Como parte de los experimentos, Sykes y su equipo utilizaron un microscopio especial que recurre a un haz de electrones en vez de un haz de luz para observar las moléculas. Luego, en una placa de cobre, ubicaron una molécula que contenía azufre y átomos de hidrógeno y carbono. Sú único átomo de sulfuro actuó como el eje central. Con la punta del microscopio electrónico de barrido (una pirámide minúscula con una punta que tiene tan solo un átomo o dos de diámetro) canalizaron la carga eléctrica en el motor y, al mismo tiempo, tomaron imágenes de la molécula mientras giraba. Al modificar ligeramente la molécula encontraron que se podía utilizar para generar radiación de microondas. "Lo que debemos hacer ahora es que el motor haga un trabajo que podamos medir: engancharlo con otras moléculas, formar una fila para que funcionen como una rueda dentada y después observar la propagación de la rotación en la cadena", argumentó Sykes.

El hielo del Ártico en su mínima expresión

La capa de hielo que cubre el Océano Glacial Ártico registró este verano boreal un nuevo récord de descongelamiento, según los científicos, no por el normal factor estacional, sino como efecto del proceso de calentamiento global.
"La superficie helada en verano se ha reducido desde 1972 en un 50 por ciento", destacó Georg Heygster, científico del Instituto de Física Medioambiental de la Universidad de Bremen.
Este año el hielo cubre sólo 4,24 millones de kilómetros cuadrados.
Según Heygster, "los seres vivos que ocupan el ecosistema bajo la capa de hielo y que son el punto de partida de la cadena alimenticia también para nosotros, los humanos, tienen cada vez menos espacio vital".
Muchos científicos afirman que el retroceso de la superficie helada no se debe sólo a la llegada del verano, sino al cambio climático, que además está haciendo que ésta pierda espesor.A finales de agosto, la Agencia Espacial Europea anunció que sus satélites mostraban que el derretimiento de los hielos árticos había dejado más abiertos que nunca dos grandes canales de navegación: el llamado paso noroeste de Canadá y la ruta del Mar del Norte de Rusia.
Aunque los dos canales suelen despejarse en el verano, normalmente no es lo suficiente como para que sean transitados por grandes buques, como en efecto sucedió este año.
Mientras los científicos se preocupan con esos datos, las empresas navieras buscan los efectos positivos que podría tener para la navegación, en caso de que sigan abriéndose de esa manera.
Sin embargo, grupos ecologistas temen que las facilidades de navegación eventualmente permitan la explotación de recursos pesqueros y minerales que actualmente están fuera de alcance.
Desde principios del verano los grupos que monitorean la región dijeron esperar que este año el descongelamiento alcanzaría cotas históricas.
De acuerdo con el corresponsal de ciencia de la BBC, Richard Black, algunos modelos computarizados pronostican que dentro de una década el Ártico podría verse completamente libre de hielo durante el verano boreal.