9 ago. 2008

Juegos Olímpicos Beijing abren con pasión mientras China, afectada por sismo, recibe al mundo con orgullo

Llevando el sueño de Pierre de Coubertin de "solidaridad, paz y amistad" al país más poblado del mundo, los XXIX Juegos Olímpicos de verano fueron inaugurados el día 8 en la capital china Beijing, 112 años después de la restauración moderna de las competencias.
A las 23:37 horas de Beijing, por invitación del presidente del Comité Olímpico Internacional (COI) Jacques Rogge, el presidente chino Hu Jintao declaró inaugurados los Juegos, ante un público estático de 91.000 personas en el atestado Estadio Nacional, o Nido de Pájaro, y varios miles de millones de televidentes de todo el mundo.
La emoción tuvo su punto culminante en las gradas alrededor de las cero horas del sábado cuando el ex gimnasta de 45 años y triple medallista de oro en los Juegos de Los Angeles en 1984, Li Ning, encendió el pebetero en lo alto del estadio en una forma como de película, "corriendo" alrededor del anillo interior de 500 metros del Nido de Pájaro de estructura de acero con cables controlados por computadora atados a su cintura.
"Hoy, la llama olímpica encendida en Olimpia ha llegado al final de su odisea y será encendida para adornar el cielo nocturno de Beijing", dijo Liu Qi, presidente del comité organizador de los Juegos, quien lo calificó como "un deslumbrante momento histórico".
El relevo global de la llama Olímpica Beijing, que cubrió una distancia récord de aproximadamente 137.000 kilómetros en 129 días, fue ensombrecido por protestas esporádicas de activistas "pro- independencia del Tíbet" en ultramar y tuvo que ser suspendido durante tres días en casa cuando toda la nación lamentaba la pérdida de casi 70.000 vidas por el terremoto del 12 de mayo en Wenchuan.

Aunque no había duda de que la noche sería celebrada como una reunión alegre y emocionante del mundo, el devastador sismo de 8,0 grados de magnitud, cuyas réplicas todavía se están sintiendo, fue simplemente un tema inevitable.
"Ustedes han escogido como tema de estos Juegos 'Un Mundo, Un Sueño'. Eso es lo que somos esta noche", dijo Jacques Rogge, presidente del Comité Olímpico Internacional (COI). "Como un mundo, nos afligimos junto con ustedes por el trágico sismo en la provincia de Sichuan."
Poco antes de su discurso, la entrada de la delegación china de 1. 099 miembros, encabezada por el astro del baloncesto Yao Ming (2,26 mts de estatura) y un niño desconocido de la zona del sismo, agitó las emociones profundamente sepultadas del público chino.
Todo el estadio brindó una ovación de pie al niño de 9 años Lin Hao, un escolar de segundo año de primaria del epicentro en Wenchuan que arriesgó su vida para salvar a varios condiscípulos del edificio derrumbado, quien caminó con paso apresurado ondeando una bandera nacional y una bandera olímpica al mismo tiempo con ambas manos.
No importó donde estuvieran --en rascacielos en Shanghai o en tiendas de sobrevivientes en Sichuan devastada por el sismo, los 1. 300 millones de chinos se desvelaron esta noche de mediados de verano para ser testigos de la historia.
Por primera vez en la historia olímpica, un número récord de 204 países y regiones --casi toda la Familia Olímpica con excepción de Brunei, que quedó fuera por no haber cumplido con los requisitos de inscripción del COI-- enviaron sus atletas a Beijing.
Más de 80 líderes extranjeros y dignatarios internacionales, incluyendo al presidente estadounidense George W. Bush, el primer ministro ruso Vladimir Putin y el presidente honorario del COI Juan Antonio Samaranch, estuvieron sentados en el palco designado para personajes importantes junto con altos líderes chinos. Se pusieron de pie uno a uno para saludar a los atletas de sus respectivos países.
Entre todos los países y regiones participantes, China envió el mayor número de atletas, y su alineación llena de estrellas formó un marcado contraste con el penoso debut olímpico del país en Los Angeles en 1932, en donde un solo corredor chino participó.(Xinhua)





No hay comentarios: