27 dic. 2008

Tripulación de la EEI recibirá 16 veces la llegada del Año Nuevo

La Estación Espacial Internacional (EEI) se convertirá el próximo 31 de diciembre en una "máquina de tiempo" que permitirá a su tripulación ruso-estadounidense recibir 16 veces el Año Nuevo a casi 400 kilómetros del altura sobre la Tierra.
"Los cosmonautas recibirán el Año Nuevo dieciséis veces. Tantas veces cruzarán la barrera de tiempo entre 2008 y 2009", anunció Alexandr Kiréyev, jefe del grupo de coordinación balística del Centro de Control de Vuelos Espaciales de Rusia (CCVE).
El experto explicó a la agencia Interfax que el cambio de fechas en la Tierra avanza de Oriente a Occidente, mientras que la plataforma orbital vuela el dirección contraria y cada 24 horas da 16 vueltas al planeta, cada una de aproximadamente una hora y media.
Durante cada vuelta, la Estación Espacial atraviesa, uno por uno, los husos horarios adonde ya ha llegado el nuevo día y "regresa" a otros, donde aún es la fecha anterior.
De esta forma, la misión permanente número 18 del laboratorio orbital, integrada por el cosmonauta ruso Yuri Lonchakov y sus colegas de la Nasa Michael Fincke y Sandra Magnus, asomará dieciséis veces al año 2009 y volverá quince veces en 2008.
Al tiempo, los astronautas habitualmente no llegan a celebrar el Año Nuevo tantas veces y se limitan a festejar dos cambios de año, según las horas correspondientes a sus respectivos países.
Por primera vez, los tripulantes recibirán el Año Nuevo sobrevolando el Pacífico en la zona del ecuador el 31 de diciembre a las 11.01 GMT, y la última vez sobre las aguas del mismo océano a las 10.03 GMT del 1 de enero de 2009.
La tripulación se encontrará asimismo encima del Pacífico cuando toquen las campanas del carrillón del Kremlin en Moscú marcando la llegada de 2009, a las 21.00 GMT del 31 de diciembre, y cuando el Año Nuevo llegue a Washington, a las 05.00 GMT del 1 de enero.
Durante el cambio de año en Houston, Texas, donde se encuentra el Centro Espacial Johnson de la Nasa, a las 06.00 GMT del 1 de enero, los astronautas estarán sobrevolando la península Arábiga.

A diferencia de la antigua estación soviética y rusa Mir, donde los cosmonautas solían celebrar el Año Nuevo con un trago de coñac llevado de contrabando al espacio, en la EEI rige la ley seca, y los tripulantes brindan con alguna bebida gaseosa.
Eso sí, Lonchakov, Fincke y Magnus podrán disfrutar algunos otros "manjares terrenales", llevados al espacio por el carguero ruso Progress M01M, que se acopló a la EEI el pasado 30 de noviembre con 2,5 toneladas de reservas de agua, combustible, oxígeno, alimentos y equipos científicos, además de objetos personales y regalos de familiares y amigos de la tripulación.
Así, hace un año el cosmonauta ruso Yuri Malenchenko y los astronautas Peggy Whitson y Daniel Tani celebraron el Año Nuevo degustando mandarinas, limones, pomelos y otros cítricos, manzanas, miel de tilo, frutos secos, caramelos y chocolate, y acompañaron sus comidas con ajo y cebolla.

No hay comentarios: