22 may. 2010

Los hitos que deja la serie Lost a un día de su último capítulo

Para especialistas, fanáticos acérrimos, e incluso para el público común que no sigue con adicción el fenómeno, mañana no sólo llega a su fin una de las series más exitosas de la última década; también baja el telón un verdadero hito de la ficción televisiva y una historia que varió las reglas de la industria a través de un culto global.
Se trata de Lost, que mañana emite su último capítulo por la cadena ABC, y cuya duración se extenderá por dos horas y media, como una medida de los productores para aclarar todos los cabos sueltos. En Chile, el desenlace se podrá ver sólo este martes 25 a las 23 horas por canal AXN (señal 60 de VTR y 504 de Movistar). Es el adiós luego de seis temporadas que dejan un amplio legado y una serie de hitos que explican su influencia en las nuevas producciones.
Cofradía global: Un trozo importante de su suceso está en el extendido culto de su cada vez más amplio grupo de seguidores (bautizados como losties). De algún modo, Lost recuperó esa suerte de hermandad creada por fanáticos de series como Expediente X, en los 90. A través de la web - la plataforma donde encontró su mayor poder de difusión- sus seguidores pudieron intercambiar teorías, lanzar conjeturas y hasta crear lazos con sus creadores.
Incluso cuando no vivía sus mejores días, la cofradía nacida en torno a ella presionó para mantenerla a flote: en 2004, en sus inicios y tras una serie de ajustes, su audiencia creó sitios webs que avalaron su continuidad. Páginas como Lostzilla y Lostpedia fomentaron el flujo de datos entre sus devotos. A través de Facebook, fans de latitudes como Madrid o Ciudad de México han organizado proyecciones colectivas en cine de su último episodio. Su poder en la red fue clave: es una de las series más descargadas de la historia. Sólo en 2009 tuvo 6,3 millones de descargas, apenas superada por Heroes. Además, la firma Networked Insights informó en mayo que era el espacio de TV más comentado de la web, con 131,4 millones de posteos y 126,5 millones de lecturas en las redes sociales a nivel mensual.
Formato que hizo escuela: Para muchos, la adicción que genera tiene su germen en la innovadora propuesta de su guión: la trama nunca se narró de manera lineal y las historias se desarrollaron a través de sus seis años de duración, sin quedar remitidas a una sola temporada. El regreso de personajes que se presumían desaparecidos y el uso de recursos como el flashback le dio un misterio que fomentó el culto. "Esa siempre fue la idea: que el camino para ver Lost sea siempre largo y difícil, pero que siempre sepas que llegarás a buen puerto", detalló hace unos años uno de sus creadores, Damon Lindelof, pese a que otros análisis postulan a que su entramado argumental terminó siendo su Talón de Aquiles: el libreto se enredó más de lo necesario y eso explica la fuga de público. Como fuere, su propuesta fue clave para el surgimiento de series como The Nine, Heroes y FlashForward.
Su imperio: Junto a CSI, Lost es la serie más importante de la última década. En 2006 fue emitida en Chile en horario estelar por Canal 13 y en sus primeras dos emisiones marcó 31 y 34 puntos de rating, doblando a su competencia. Las tarifas de sus bloques publicitarios siguen siendo negocio aparte. Sólo 30 segundos de publicidad en este último capítulo costarán US$ 950 mil, cuatro veces más de lo cobrado normalmente.




No hay comentarios: