4 ago. 2011

La sonda robótica Dawn de la NASA revela imágenes cercanas del asteroide Vesta

Las primeras imágenes de cerca del asteroide Vesta, un protoplaneta que se remonta a los primeros días del sistema solar, revelaron un terreno sorprendentemente diverso y características geológicas inexplicables, dijeron el lunes científicos de la NASA.
Las imágenes fueron tomadas por la sonda robótica Dawn de la agencia espacial de Estados Unidos que lleva a cabo un estudio de un año de duración del segundo mayor objeto del cinturón principal de asteroides, situado entre Marte y Júpiter.
"Estas fotos ya han sido una gran revelación para el equipo sobre cómo es la superficie (de Vesta). No nos imaginábamos el detalle de lo que estamos viendo", dijo a la prensa el científico principal de Dawn, Chris Russell, de la Universidad de California en Los Angeles.
Los científicos creen que Vesta se originó de un cúmulo de gas y polvo que quedó después de la formación del sol unos 4650 millones años atrás.
Aproximadamente del doble del tamaño de California, Vesta es muy diversa, con surcos alrededor de su cinturón ecuatorial, manchas brillantes, hoyos oscuros y cráteres llenos de inexplicables rayas blancas y negras.
"No he visto nada como esto antes", dijo Russell. "Es realmente un bello y emocionante pequeño mundo que yace ahí en el medio del cinturón de asteroides", agregó.
Los científicos creen que cuando Vesta se estaba formando unos 5 millones de años después del nacimiento del sol, explotó una supernova, lo que agregó materiales radiactivos a su creciente masa.
El calor adicional habría causado que Vesta se derritiera y eventualmente formara un núcleo interno de hierro y una corteza exterior de lava solidificada. Eso podría explicar la gran cantidad de características vistas en la superficie de Vesta en los primeros planos de Dawn, que fueron divulgados el lunes.
"Esto no es un cuerpo astronómico uniforme. Diferentes cosas fueron sucediendo en diferentes regiones de la superficie. Eso me indica que el interior estaba siendo muy activo", dijo Russell. "Vamos a aprender mucho de este cuerpo".
Dawn pasará cerca de un año orbitando Vesta, modificando su órbita y altitud mediante un sistema de propulsión iónica, una tecnología que el ingeniero jefe Marc Rayman, del Jet Propulsion Laboratory de la Nasa en California, dijo que escuchó por primera vez en un episodio de la serie de televisión "Star Trek".
En lugar de propulsores químicos, los motores de Dawn trabajan mediante el bombeo de iones con carga eléctrica de gas xenón a través de un campo eléctrico, que acelera las partículas y las prepara para un escape de 142.400 kilómetros por hora hacia el espacio.
La fuerza de los gases expulsados hace que la nave se mueva en la dirección opuesta.
El movimiento, más o menos igual a la presión de una hoja de papel sobre la palma de su mano, es tan suave que sería inútil en la Tierra. Pero en el espacio, donde no hay fuerza gravitacional que lo contrarreste, el impulso se acumula con el tiempo.
El sistema de propulsión iónica permitirá a Dawn abandonar la órbita de Vesta tras un año de estudio y dirigirse a un segundo destino, el planeta enano Ceres, que es el mayor objeto del cinturón de asteroides.

No hay comentarios: