18 ago. 2010

Pakistán: alerta ante más inundaciones

Las autoridades en Pakistán han emitido nuevas advertencias a medida que el agua cubre más zonas de la provincia sureña de Sindh, en las que son las peores inundaciones de la historia del país.
La crecida de las aguas ha obligado a decenas de miles de personas a huir de sus hogares, que se suman a los millones que ya necesitan asistencia de emergencia.
Más al norte, las aguas han retrocedido, empezando a revelar la magnitud de la devastación.
La Organización Internacional para las Migraciones señala que la necesidad de vivienda generada por las inundaciones sobrepasa la capacidad inmediata del gobierno paquistaní y los organismos de ayuda internacional.
Por su parte la Organización de Naciones Unidas (ONU) dice que ha habido un aumento en la cantidad de dinero de ayuda internacional prometida, que llegó a la mitad del objetivo establecido, que es de US$459 millones en total.
A pesar de la llegada de nuevos fondos, sólo una pequeña minoría de los seis millones de pakistaníes desesperados por conseguir comida y agua potable han recibido ayuda después de las inundaciones que han dejado más 1.600 muertos y dos millones de personas sin hogar.
La Unión Europea (UE) anunció una contribución adicional de US$39 millones. La ONU también señaló que el 12% de la población de Pakistán ha sido afectada por las inundaciones y que hay muchas personas aisladas en zonas remotas.
"Ha habido una mejora en la financiación. Los donantes se están dando cuenta de la magnitud de la catástrofe", le dijo a la agencia Reuters el portavoz de la ONU Maurizio Giuliano.
"Pero los desafíos son enormes y las inundaciones no han terminado", señaló Giuliano.
El funcionario explicó que el tamaño de la zona afectada por el desastre es equivalente a Austria, Suiza y Bélgica juntas.
Pakistán trata de tranquilizar a los donantes internacionales asegurando que los fondos para ayudar a las víctimas de las inundaciones no caerán en manos de los extremistas.
El gobierno paquistaní asegura que el Talibán no sacará provecho de las donaciones internacionales en un momento en que la ONU calcula la ayuda enviada en alcanza un 40% de los US$460 millones que estima necesarios.
La deficitaria respuesta internacional se ha atribuido al temor a la corrupción y a la influencia de los extremistas islámicos, pero el ministro del Interior paquistaní, Rehman Malik, le aseguró a la BBC que el Talibán no saldrá ganando con la crisis.
Varias agencias humanitarias de la ONU advirtieron esta semana que cientos de miles de personas afectadas por las inundaciones en Pakistán aún no han recibido ayuda para hacer frente a la situación y que los fondos para las tareas de socorro siguen siendo insuficientes.
Las autoridades dicen que la situación humanitaria en ese país es la más grave que haya experimentado jamás.


No hay comentarios: