28 abr. 2009

¿Debemos preocuparnos?

Las autoridades de salud de todo el mundo están en alerta por una posible pandemia de gripe causada por una nueva variante del virus de influenza detectada en México.
Hasta ahora se han identificado posibles casos en Estados Unidos -donde se ha declarado emergencia de salud pública- y en Canadá, Nueva Zelanda, Francia, España, Israel y Gran Bretaña.
La situación, dicen los expertos, tiene similitudes muy preocupantes con la gran pandemia de influenza que azotó al mundo en 1918 y mató a decenas de millones de personas.
Pero, ¿qué tan peligrosa es esta nueva variante del virus de gripe porcina?
El principal peligro de un nuevo virus de influenza que se origina en animales es que éste tiene la capacidad de pasar sin ser reconocido por el sistema inmune del ser humano.
Y esto, afirman los expertos, puede resultar en infecciones severas que se podrían propagar rápidamente de una persona a otra.
Los virus normales de gripe que circulan entre la población son relativamente leves porque el sistema inmune puede combatirlos.
Ahora sin embargo, los científicos temen que el nuevo virus detectado en México (una variante de la cepa H1N1) podría haber desarrollado una forma eficiente de transmisión que le ha permitido pasar rápidamente de una persona a otra.
"Estoy realmente preocupado por la situación" dijo el doctor Robert Webster, director de uno de los Centros de Excelencia de Investigación de Influenza en Estados Unidos, uno de los virólogos más importantes del mundo, que asesoró a los gobiernos en el manejo de la pasada epidemia de gripe aviar.
"Porque es claro que este virus es altamente transmisible y es muy diferente del virus H5N1 con el que hemos estado trabajando desde hace varios años".

En efecto, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), esta variante del subtipo H1N1 de influenza A no había sido previamente detectada ni animales ni en humanos y por lo tanto, no sabemos casi nada sobre este organismo.
Por eso, afirman los expertos, es difícil predecir el impacto de una posible pandemia causada por este virus porque esto depende de varios factores desconocidos.
Por ejemplo, el nivel de inmunidad de la persona o la protección que resulta de la gripe estacional que ya está presente en la población.
Y otro factor es la virulencia o mortalidad de la infección.
"Está claro que sabemos muy poco de este virus -afirma el doctor Webster- porque sólo lo hemos tenido en el radar desde el jueves pasado".
"Se sabe que el virus ha estado en México desde marzo y me sorprende que no lo hayamos podido detectar antes".
Lo que sí sabe, dice el virólogo, es que el virus parece haber saltado la barrera de las especies de animales a humanos y esto le ha permitido mutar y propagarse de persona a persona.
"A pesar de la información limitada de que disponemos en Estados Unidos sabemos que los que casos que han ocurrido en humanos son en personas que no han tenido contacto con cerdos, sino se trata de propagación de humano a humano, lo cual es un comportamiento típico de un virus de influenza altamente transmisible", explica el doctor Webster.
"Y por eso se ha propagado tan rápido alrededor del mundo"
Otro aspecto que preocupa a los expertos, es que el brote del virus en México parece afectar a personas jóvenes y sanas y no a las víctimas usuales de gripe que son los ancianos y los niños.
Tal como señala el doctor Webster, esto tiene paralelos muy preocupantes con la peor pandemia de gripe que ha azotado al mundo, la de 1918, causada por la cepa H1N1 del virus de influenza.
"Esta situación es muy similar a la gripe porcina -o gripe española- de 1918 que afectó a la población joven adulta".
Los expertos afirman que quizás es prematuro comparar la situación actual con esa pandemia que mató a decenas de millones de personas en todo el mundo.
Pero tal como señala el virólogo estadounidense, "es difícil no comparar ambas situaciones pero la gripe española se desató con el H1N1, y éste es el H1N1; la gripe española comenzó con cerdos y este brote comenzó con cerdos; así que desde el punto de vista científico no podemos evitar la búsqueda de paralelos en ambas situaciones".
"Y por eso es que desde el punto de vista científico estamos preocupados -expresa el experto- principalmente por el alto nivel de transmisión que estamos viendo".
Según el investigador, si las cifras de los casos que se han presentado en México son correctas, es probable que un alto porcentaje de la población sea susceptible a la infección.
Por el momento la OMS está instando a los gobiernos a incrementar sus procedimientos de monitoreo para detectar cualquier aumento inusual en el número de casos de gripe.
Y mientras tanto se están llevando a cabo pruebas en los laboratorios y estudios genéticos del virus para analizar si este nuevo organismo tiene el potencial de causar una pandemia.

No hay comentarios: