24 mar. 2010

La burbuja en las ventas de agua embotellada toca a su fin

Hace ya más de dos años desde que se comenzó a publicar aquella noticia sobre la inmoralidad de beber agua embotellada, y parece que finalmente la recesión (ayudada probablemente por las campañas de concienciación, en todo el mundo menos en Chile) han logrado lo que parecía impensable, que todos veamos la botella medio vacía. Es decir, durante el primer semestre de 2008, las ventas de agua embotellada han caído por primera vez en al menos un lustro.
Determinar que parte de la ecuación corresponde al trabajo de los medioambientalistas, y qué parte corresponde al incremento de sentido común provocado por la crisis (el agua de la llave es gratis, e incluso los filtros de carbono salen más baratos que las botellas) es prácticamente imposible.
Sea como sea, el caso es que en Estados Unidos la empresa Nestlé (número 1 en ventas de agua embotellada en aquel país) ha visto como el beneficio durante el primer semestre de 2008 cayó un 2,7%, tal y como informaron los medios hace unos meses. Y si esos fueron los datos en 2008, cuando la crisis comenzaba a asomar la cabeza, todo parece indicar que las cifras del año pasado mostrarán un descenso aún más acusado en las ventas cuando se hagan públicas.
Los defensores del medioambiente, que llevan años culpando a la industria por malgastar recursos naturales y llenar los vertederos de botellas de plástico están realmente encantados al ver que una tendencia de cinco años (que parecía imparable) se ha revertido de pronto.
Hasta no hace demasiado tiempo, las ventas de botellas de agua mineral sufrían su propia burbuja en los Estados Unidos. En los supermercados, el agua superó a los jugos como tercera bebida más popular en 2008 (las primeras posiciones las ocuparon las sodas y la leche). Las ventas de agua mineral subieron un 59% entre 2003 y 2008. Prácticamente el 70% de los consumidores decían beber agua embotellada.
Pero la crisis económica ha logrado revertir esta marea imparable. De hecho, el grupo Nestlé reconoce que el mercado del agua embotellada es el único, de entre los productos que ofrece la multinacional, que ha mostrado un descenso (de hasta un 2,9%) de ventas globales durante el primer semestre de 2008.
Según la asociación “Food & Water Watch”, para producir las botellas de plástico que se venden anualmente en USA, se necesitan más de 17 millones de barriles de petróleo (un consumo similar al de un millón de coches en un año). Y lo que es peor, aproximadamente el 86% de las botellas vacías terminan en los vertederos en lugar de en las plantas de reciclado.

No hay comentarios: