17 jul. 2010

Alvaro, el hijo con síndrome de down de Vicente del Bosque, fue en el bus con la selección

He querido recoger una historia, real, que tiene mucho que ver con la celebración del título mundial de la selección española. Una historia que como muchas otras llegará al corazón de todos nosotros, no solo de los que amamos el fútbol como Alvaro, el hijo mayor de Vicente del Bosque.
Y es que sin duda, uno de los momentos más conmovedores de la celebración del título como campeones del mundo de la selección española fue cuando Alvaro, el hijo con síndrome de down del entrenador Vicente del Bosque levantó la copa de campeón del mundo. “Mi hijo me cambió la vida” ha confesado Vicente del Bosque en más de una ocasión.
Por todos era conocida la personalidad tranquila del seleccionador tanto dentro como fuera del terreno de juego y su idea de mantenerse siempre en un segundo plano. Pero lo que no todos sabían hasta el regreso a España era que la personalidad humilde y cariñosa del técnico español tiene una razón principal.
Álvaro, el hijo mediano de Del Bosque y que ahora tiene 21 años, nació con síndrome de down. “Al principio lloramos mucho”, declaró Vicente a la escritora Gemma Herrero para su libro “39 historias solidarias alrededor del deporte”, pero “ahora cuando miro atrás pienso ‘qué gilipollas fuimos’”, recoge “El País” en un artículo de este martes.
Del Bosque está casado con Trini, con quien tiene 30 años de matrimonio, y tiene 3 hijos: Vicente, de 23 años, Álvaro de 21 y Gema de 17. Tener y criar al segundo fue una prueba de la vida que lo preparó para cualquier momento difícil, incluida las últimas instancias de una Copa del Mundo.
Álvaro ha heredado la vena futbolística de su padre. Es un apasionado del fútbol y ha llegado a cuestionarle sus decisiones, como no convocar a Dani Guiza a la selección campeona del Mundo y, antes, cuando dirigía al Real Madrid, lo criticó cuando sentó a Raúl y a Iker Casillas. “¡Joder, Alvarito, solo me faltabas tú”, le dijo el Vicente a su hijo en broma, según recuerda también “El País”.
El hijo de Del Bosque trabaja en la Fundación Síndrome de Down y es “un fuera de serie” según el seleccionador, autocalificado como un hombre “muy familiar” que ya ha perdido a su padre y a dos hermanos.
Ahora, Álvaro, se ha convertido en un miembro más del equipo y ayer su padre le cumplió su promesa. Todo nació meses atrás, cuando el vástago del entrenador español insistió a su padre en pasar al vestuario de la selección para conocer a sus ídolos.
El seleccionador le negó el deseo, pero a cambio le prometió compartir el paseo triunfal en Madrid. “Si ganamos el Mundial, me subo al autobús con los jugadores”, le avisó Alvarito (como lo llaman cariñosamente) a su padre días antes de que comenzara el torneo. Y así fue.

No hay comentarios: