15 jul. 2010

Los gorilas juegan "corre que te pillo"

Igual que los seres humanos, los gorilas tienen una forma de juego de persecución en el que uno le pega a un compañero y todos tienen que huir de éste, que luego persigue a los demás.
El hallazgo fue realizado cuando científicos de la Universidad de Portsmouth, en el Reino Unido, estudiaban películas filmadas en varios zoológicos.
Los investigadores descubrieron que en el juego -cuyo nombre se conoce, según el país, como "encantado", "mancha", "la lleva" y "cogido"- los papeles se revertían y el que perseguía le pegaba a otro y éste se convertía en el nuevo perseguidor.
El estudio, cuyos detalles aparecen publicados en la revista Biology Letters (Letras de Biología), sugiere que con este comportamiento los primates están probando los límites de lo que es una conducta aceptable dentro de su grupo social.
"Esto demuestra una fuerte similitud con el juego que realizan los niños", dice la doctora Marina Davila Ross, quien dirigió el trabajo.
"Los gorilas no sólo le pegan a su compañero y después huyen de él, sino que también intercambian el papel y el que recibió el golpe se convierte en el perseguidor y viceversa".
"No podemos decir que es exactamente el mismo juego humano, porque un juego involucra reglas y los participantes deben conocer las reglas. Pero la conducta de los gorilas es ciertamente similar".
Los científicos analizaron material filmado de gorilas jugando en cinco zoológicos durante un periodo de tres años.
Según la doctora Davila Ross -que llevó a cabo el estudio junto con investigadores de la Universidad Libre de Amsterdam, Holanda, y de la Universidad de Medicina Veterinaria de Hannover, en Alemania-, se encontraron ejemplos de la conducta de juego en 86 ocasiones.
Tal como explica a la BBC, las películas les permitieron estudiar la forma como los simios responden en un escenario de ventaja y desventaja.
"Fue realmente interesante, porque pegarle a otro representa una desigualdad", dice la investigadora.
"Pegarle a alguien es una situación injusta. Y esto nos permitió analizar por primera vez cómo los animales responden a una situación de desigualdad en su ambiente social natural".
"Encontramos que los que pegan son los primeros que se mueven y huyen, igual que en una conducta de choque y fuga. Y esto indica que los golpeadores crearon para sí mismos una ventaja y están tratando de mantener esa ventaja".
La investigadora afirma que esto implica que los gorilas son capaces de cambiar su conducta en situaciones injustas.
Los científicos también identificaron tres ocasiones en las que los gorilas no corrían cuando habían golpeado a un compañero ligeramente, lo cual sugiere que son capaces de juzgar la brusquedad con la que están jugando y alterar, de acuerdo con este juicio, el que será su siguiente paso.
La doctora Davila Ross afirma que los juegos de persecución podrían ayudar a los animales a aprender cómo juzgar mejor las situaciones sociales.
"Me parece que los gorilas pueden aprender con este tipo de conducta cuáles son los límites y hasta dónde pueden llegar en un escenario social. Y también pueden aprender sobre miembros específicos de su grupo y qué limites pueden tener con ellos".

No hay comentarios: