15 jul. 2010

BP detiene temporalmente el derrame

La compañía británica indicó que "durante las pruebas las tres aperturas están cerradas, lo que a efectos prácticos cierra el pozo... Aunque no se puede garantizar, se espera que no se vierta petróleo al mar durante la prueba", según informó la agencia EFE.
El presidente de EE.UU., Barack Obama, dijo que esto es una "señal positiva", aunque aseguró que es pronto para sacar conclusiones definitivas.
Desde BP, el vicepresidente de exploración y producción de la petrolera, Kent Wells, aseguró a los periodistas que "es bueno ver que no se derrama petróleo en el Golfo de México".
"Estoy muy contento", añadió, pero puntualizó que de momento "sólo estamos iniciando las pruebas" y aseguró que aunque se frene el vertido durante las próximas 48 horas, eso no significaría que el vertido se ha controlado por completo.
Explicó que tras cerrar las tres válvulas del último sistema de contención que la petrolera colocó hace unos días en la fuente de escape del vertido, consiguieron detener el chorro.
Sin embargo, dijo que los ingenieros vigilan muy de cerca la operación por si el crudo comienza a fluir de nuevo.
BP logró llevar a término estas pruebas tras retrasarlas, primero por la reticencia de EE.UU., y luego por la aparición de una fuga en el sistema de contención.
El objetivo último es averiguar si el pozo tiene alguna otra fuga, para ello, se irá midiendo la presión durante todo el tiempo que se alargue el procedimiento, que puede durar hasta 48 horas.
Como explicó el coordinador de la lucha contra el derrame de EE.UU., el almirante Thad Allen, si la presión se mantiene alta será algo positivo porque implicaría que el dispositivo funciona y es capaz de soportar el flujo de crudo.
Si ésta disminuye, sería una mala noticia, porque significaría que existe alguna otra grieta, lo que dificultaría el sellado completo del pozo.
Según Madeleine Morris, éste es el mayor logro de BP desde que el pasado 20 de abril la plataforma petrolera Deepwater Horizon hiciera explosión en el Golfo de México, dando lugar al derrame.
En función de los resultados que obtengan en esta operación, explicó Morris, la compañía decidirá qué hacer: empezar a almacenar el crudo derramado en los cuatro buques que se encuentran en la superficie, mantener completamente cerrado el pozo accidentado o volver a abrirlo.
Según los cálculos de los expertos del gobierno de Estados Unidos, durante casi tres meses han estado cayendo diariamente entre 35.000 y 60.000 barriles de petróleo al mar, dando lugar al peor desastre ecológico de la historia de ese país.

No hay comentarios: