23 nov. 2007

El tango ya tiene monumento

Era lo que la faltaba a Buenos Aires, la capital del "dos por cuatro": un monumento al tango.
Los porteños decidieron rendirle homenaje a este género musical inaugurando una escultura en el barrio de Puerto Madero, frente al Río de la Plata.
Según afirman los promotores de la iniciativa, se trata del primer monumento del mundo dedicado al tango.
La obra representa a un bandoneón, el instrumento que le ha dado el sonido característico al género.
El "fuelle", como se lo llama comúnmente en Argentina, está formado por placas intercaladas de acero inoxidable y se despliega hacia arriba, dando un giro.
Mide 3,5 metros de altura y pesa dos toneladas.
En la ciudad muchas estatuas recuerdan a los más famosos creadores e intérpretes del tango, desde Carlos Gardel hasta Astor Piazzolla.
Sin embargo, la nueva escultura, creada por Alejandro Coria y Estela Trebino, es el primer homenaje al "dos por cuatro" como género.
"Mi idea era no caer en el cliché de la pareja bailando tango, ni usar la figura de Gardel, porque hubiera hecho honor a un solo tanguero", le contó Trebino a BBC Mundo.
"Elegí el bandoneón porque es el alma del género y es mucho más interesante desde el punto de vista plástico".
Según la escultora, el monumento intenta hacer una síntesis de las distintas manifestaciones del tango, ya sean de la "vieja guardia" o de corrientes más actuales.
Las placas intercaladas son como los vacíos y llenos de la música", explicó.
"El bandoneón da una vuelta en el aire para representar la danza y se abre hacia arriba, hacia el infinito, en referencia a la poesía".
Asimismo, el monumento procura reflejar el carácter internacional que ha adquirido el tango.
"Apunta al río, al mundo, porque este género nos representa en todo el planeta", dijo Trebino.
Todo empezó hace seis años, cuando se convocó a escultores y arquitectos de toda Argentina a idear un homenaje al "dos por cuatro".
Se presentaron más de 70 proyectos y fueron preseleccionados 18.
Los escogidos fueron exhibidos al público, que debía votar por el que más le agradaba.
La escultura de Alejandro Coria y Estela Trebino triunfó por amplia mayoría.
Se tardó dos meses en construirla y su costo, de poco más de US$100.000, fue financiado con dinero proveniente de donaciones y recitales.
¿Pero qué opinan los "viejos tangueros" de este monumento?
Leonardo Pereira, de 74 años, le comentó a BBC Mundo durante la inauguración: "Es perfecto y representa bien al tango, porque es un fuelle abierto".
Por su parte, Héctor Arena, de 68 años, no parecía tan convencido de que la obra fuera el mejor reflejo del género, al menor por el momento.
"Podría ser, sí. Pero tendría que verla con más detenimiento y averiguar las intenciones de los escultores", dijo.
La pregunta que muchos se hacen es por qué se ha esperado tanto tiempo para rendirle homenaje al tango.
Este género forma parte de la identidad de Buenos Aires desde finales del siglo XIX, cuando se comenzó a bailar en sus bares y burdeles.
"No sé por qué se ha demorado tanto este homenaje", admitió la escultora Trebino.
"Quizás sea porque los argentinos necesitábamos una confirmación de que lo nuestro vale, como ha sido el éxito internacional del tango", añadió.
Lo cierto es que el monumento es un sueño hecho realidad en una ciudad cuyo corazón late al ritmo del "dos por cuatro".

No hay comentarios: