9 ene. 2008

Aeropuerto pide ayuda a un águila

Los responsables del aeropuerto de la ciudad costera de Bari, al sur de Italia, han contratado a un águila real para mantener la pista libre de animales intrusos.
En los últimos meses, la torre de control ha debido de cerrar la pista varias veces porque los zorros estaban cazando demasiado cerca.
Por eso han contratado al antiguo símbolo de las legiones romanas y uno de los mejores cazadores que existen.
Los promotores de la iniciativa no solo esperan que esta ave cace los conejos y ratones del lugar, sino también que aterrorice a los zorros, especialmente cuando tengan crías dentro de unos meses.
El águila real Cheyenne tiene seis meses de edad y fue criado en Alemania. Tiene una envergadura de las alas de dos metros y puede levantar 18 kilogramos, casi tres veces su peso corporal.
Su entrenamiento casi ha concluido y el primer vuelo de prueba está previsto para dentro de una semana.
A partir de entonces Cheyenne tendrá que manejárselas solo.
Su servicio será un regalo del cielo para un aeropuerto que tiene casi dos millones de pasajeros al año, por lo que cerrar la pista genera fuertes pérdidas.
En Estados Unidos se ha usado ultrasonidos, veneno y trampas pero se cree que Bari sería el primer aeropuerto del mundo en usar un ave de presa.
Pero a US$15.000 el pájaro, este método podría resultar demasiado caro para muchos aeropuertos.

No hay comentarios: