2 nov. 2007

México/inundaciones: "Catástrofe histórica"

El presidente de México, Felipe Calderón, calificó las inundaciones en el sureste de México como "extraordinariamente graves" y uno de los peores desastres naturales de la historia del país.


Se calcula que más de un millón de personas se han visto afectadas, especialmente en el estado de Tabasco.
"Nadie puede quedarse con los brazos cruzados, no podemos y no vamos a dejar solos a nuestros hermanos de Tabasco, se requiere el apoyo y la aportación de todos en estos momentos difíciles", afirmó el mandatario en un discurso televisado a la nación la noche del jueves en México.
Recordó que se requiere urgentemente "agua embotellada, alimentos enlatados, colchonetas, cobertores, pañales desechables, toallas sanitarias, jabones, otros artículos de limpieza personal, biberones, medicinas".
Y afirmó que "éstos son momentos en los que se templa y se pone a prueba el verdadero patriotismo y el nacionalismo de los mexicanos".
Hasta el momento 700.000 habitantes de Tabasco, de sus 17 municipios, han resultado damnificados por la emergencia.
Se cree que unas 300.000 personas están atrapadas en sus hogares. El estado tiene 2,1 millones de habitantes.
"Es la peor catástrofe. Esto no lo habíamos vivido en 50 años. Probablemente ya hemos llegado al 80% de (del estado) cubierto por agua", advirtió el gobernador, Andrés Granier.
Granier comparó la situación con la vivida hace dos años en Nueva Orleans, cuando el huracán Katrina devastó esa ciudad, exhortó a todas las personas que tengan cualquier tipo de embarcación que vayan a la capital a ayudar en las labores de rescate.
Y pidió que cualquiera que tuviera un bote ayude se sume a las tareas de rescate.
Incertidumbre
En un intento por contener las aguas que salen de su cauce, el ejército mexicano ha colocado cientos de miles de sacos rellenos con arena en las orillas de los ríos, pero varios de ellos han vuelto a desbordarse, debido a que la lluvia no cesa, lo que mantiene a la población en la incertidumbre.
Un frente frío estacionado en el Golfo de México ha provocado el desfogue de presas que se encuentran a su máxima capacidad y que contribuyeron al crecimiento y desborde de los caudales de al menos siete ríos, entre ellos los más importantes de la zona como el Grijalva, Carrizal y Samaria, que continúan aumentando.
Hasta el momento el gobierno de Tabasco informó que un hombre murió en medio de las inundaciones, aunque no explicó en qué circunstancias.

Ayuda
En las imágenes mostradas en la televisión se ve cómo la gente intenta ponerse a salvo subiéndose a las azoteas de sus casas, e incluso albergues han tenido que ser desalojados también debido a las inundaciones.

Monumentos históricos quedaron parcialmente bajo el agua.Mientras los equipos de rescate están utilizando helicópteros y todos los medios disponibles para intentar rescatar a los afectados.
El presidente Calderón se trasladó al lugar para supervisar las labores de rescate y ordenó a los titulares de la secretaría de la Defensa y de Marina el suministro de asistencia de manera prioritaria.
"Es imperativo rescatar a las personas que están atrapadas y llevarlas a un lugar seguro", dijo Calderón durante el recorrido por aire y por tierra que realiza en la zona afectada.
También brigadas de protección civil y de las corporaciones policiales tanto estatales como federales están participando en las labores de rescate.

Pérdidas
El gobierno local ha informado que el nivel de las corrientes continúa creciendo, lo que ha provocado más desbordamientos en zonas habitacionales y en áreas de potreros y cultivos. Los daños en la agricultura prácticamente fueron pérdida total, ya que el 100% de los cultivos de plátano, coco, pimienta y limón fueron destruidos.
Estos productos agrícolas son los más importantes para una región que depende del campo y del mar y en la que se ubica gran parte de la infraestructura de extracción petrolera del Golfo de México.
Las tormentas forzaron el cierre de tres de los puertos petroleros más importantes del país, provocando la interrupción de casi todas las exportaciones de crudo y la paralización de un quinto de la producción del petróleo.

Más agua
De acuerdo con un comunicado emitido por la Comisión Nacional del Agua, las precipitaciones pluviales en Tabasco están 84% por arriba de su promedio normal y la crecida en los ríos es la más importante de los últimos 50 años.
Según los pronósticos climatológicos, el próximo domingo entrará un nuevo frente frío que traerá consigo más lluvias, aunque aún se desconoce su intensidad.
La comisión informó que la presa Peñitas, ubicada en los límites con Tabasco y Chiapas, está desfogando 2.000 metros cúbicos por segundo de agua y 30% del volumen de esa agua va a dar al río Carrizal que atraviesa la capital del estado Villahermosa, que está siendo afectada por los volúmenes de otros ríos como La Sierra, Grijalva y Pichucalco.
En 1999, Villahermosa, sufrió inundaciones de hasta dos metros de altura, cuando se desbordó el caudaloso río Grijalva.
Tras el desbordamiento de la laguna Las Ilusiones, ubicada en la zona turística de Villahermosa, las cabezas talladas en piedra por los olmecas, primera gran civilización en América, se encontraban parcialmente cubiertas por el agua, por lo que intentaron ser resguardadas con costales de tierra.
Mientras tanto Protección Civil del estado de Veracruz, colindante al norte con Tabasco informó que unas 1.200 personas de doce poblados están incomunicadas por la crecida de otro río, el Uxpanapa.
En el estado de Chiapas, 7.000 personas tuvieron que desalojar sus hogares.

No hay comentarios: