2 nov. 2007

'Noel' amenaza Florida luego de dejar 33 muertos a su paso por República Dominicana y Cuba

La tormenta tropical Noel se desplazaba frente a las costas de Cuba y se aproximaba a la Florida después de provocar inundaciones y deslizamientos de lodo en el Caribe, donde dejó al menos 33 muertos, 30 de ellos en territorio dominicano.No se había informado de muertes o percances mayores en Cuba. Hacia las 2100 GMT, Noel se encontraba a unos 48 kilómetros (30 millas) al sur suroeste de Camagüey y avanzaba hacia el oeste a 13 kilómetros (8 millas) por hora.Sus vientos se habían debilitado y eran de 64 kilómetros (40 millas) por hora. En algún momento llegaron a ser de 97 kph (60 mph).Luis Luna Paulino, vocero del Centro de Operaciones de Emergencia (COE) en República Dominicana, confirmó las 30 muertes, 25.540 personas reubicadas en lugares seguros o refugios oficiales, 560 más rescatadas de situaciones difíciles y 6.385 viviendas afectadas. Cinco carreteras experimentaron daños severos o los puentes fueron arrastrados por las aguas de ríos o arroyos.Los meteorólogos pronostican que Noel seguirá en el mar el miércoles cerca del balneario cubano Cayo Coco, y girará hacia el noreste, con dirección a las Bahamas, cobrando fuerza en su avance.El Centro Nacional de Huracanes de Miami lanzó una advertencia a las poblaciones del sur de la Florida para que mantuvieran una vigilancia estrecha al desplazamiento del sistema.Se pronosticaba que Noel golpearía con gran potencia a Haití, pero la tormenta se desvió hacia República Dominicana, donde tomó a los residentes sin la preparación adecuada."No sabíamos que esto iba a ser así, nos agarró de sorpresa", dijo a The Associated Press Guarionex Rosado, tras salir de su casa en el barrio capitalino de La Ciénaga, uno de los más afectados.Dos mujeres fallecieron en Haití el martes cuando fueron arrastradas por las inundaciones cerca de la ciudad de Gantier, informó Marie Alta Jean-Baptiste, directora de la agencia de protección civil haitiana.Asimismo, un niño fue hallado muerto cerca del paupérrimo barrio costero de Cite Soleil, señaló el general mayor Carlos Alberto Dos Santos Cruz, comandante brasileño de las fuerzas de paz de las Naciones Unidas desplegadas en Haití.El martes continuaban cayendo aguaceros en casi toda la isla La Española, que comparten Haití y República Dominicana, donde las escuelas permanecían cerradas y los comercios comenzaban a abrir sus puertas.El COE mantiene alertas en 21 provincias, mientras los pobladores de las provincias San José de Ocoa, 150 kilómetros al sur; Monseñor Nouel, 85 kilómetros al norte, y San Cristóbal, 40 kilómetros al norte de la capital, resultaron los más dañados."El agua sigue cayendo y tememos por varias familias en una zona que no hemos podido llegar y sospechamos lo peor", dijo a la AP el diputado y célebre músico Sergio Vargas, desde el municipio Villa Altagracia, 40 kilómetros al norte de la capital.Las radioemisoras y noticieros locales difundían el malestar de muchos dominicanos que fueron tomados de sorpresa por los intensos aguaceros y fuertes vientos durante la madrugada.Las dos principales autopistas, que comunican la capital con el sur y el norte, eran intransitables por escombros o desbordamientos de ríos o arroyos. Numerosas poblaciones estaban incomunicadas."Nos preocupa la gente del sector Pajarito, tememos que haya sido arrasado por las corrientes del arroyo Yaguate ya que no se ha podido llegar a ese poblado de unos tres mil habitantes", dijo vía telefónica a la AP el periodista Domingo Uribe, de la provincia San Cristóbal.Testigos rescatados de varios poblados en la región sur afirmaron que sus casas fueron arrasadas por las aguas.La televisión local mostró la imagen de un menor de edad que trataba de salvarse al ser arrastrado por las aguas de un río y finalmente perdió la batalla.Escuelas, comercios y otros establecimientos permanecían cerrados y el tránsito en las principales ciudades prácticamente se paralizó, se constató.A las críticas por la falta de avisos sobre el inminente azote de la tormenta, Luna dijo que desde el viernes fueron emitidos boletines meteorológicos y atribuyó la desinformación a que la población "se desconecta" de las noticias durante los fines de semana.

No hay comentarios: