16 mar. 2008

El Dalai Lama acusa a China de "genocidio cultural" en Tíbet

Desde su exilio en India, el Dalai Lama y presidente del Gobierno de Tíbet en el exilio, Tenzin Gyatso, ha pedido una investigación internacional para averiguar si se está produciendo un "genocidio cultural" en la región, ocupada por China, que vive en los últimos días las mayores protestas en dos décadas contra Pekín. El ejecutivo tibetano en el exterior afirma que unas 80 personas han muerto en los disturbios. La protesta por la represión china se extiende por varios países. Al tiempo que se acerca el plazo (la medianoche de mañana) para que expire el ultimátum lanzado por Pekín.
El Dalai Lama ha dicho que "la nación tibetana está afrontando un grave peligro. Tanto si China lo admite como si no, existe un problema", ha afirmado el líder espiritual para quien su país vive bajo un "régimen de terror".
Pese a lo ocurrido, Gyatso se mostró favorable, en sus declaraciones a la BBC, a que se deje a Pekín organizar los Juegos Olímpicos de este verano. En su opinión, los Juegos representan una oportunidad para que los chinos muestren su apoyo al principio de la libertad.
Las fuerzas armadas chinas no confían en el resultado del ultimátum para que los "agitadores" se ntreguen antes de esa hora y les busca casa por casa en Lhasa, una ciudad en aparente calma y en la que al menos 30 personas pueden haber muerto.
El alcalde de la capital de Tíbet, el prochino Doje Cezhug, aseguró hoy que la ciudad "está en calma" y que "la situación general en el Tíbet es buena" tras los graves disturbios registrados el viernes. Doje atribuyó esa violencia a "un grupo de monjes y quebrantadores de la ley que golpearon, destrozaron, saquearon e incendiaron escuelas, hospitales y comercios con el objetivo de perturbar la vida feliz y estable de los tibetanos".

Estas declaraciones contrastan con los testimonios aportados por turistas occidentales que acaban de dejar la región. "He oído disparos, no hay duda", ha declarado a los periodistas Gerald Flint, una antiguo marine que dirige la ONG Volunteer Medics Worldwide, a su llegada a Chengdu (oeste de China).
"Ha habido disparos. La situación, especialmente anoche, ha sido muy mala", ha dicho también la estudiante de Estados Unidos Chelsea Cockett, quien ha llegado en avión a Chengdu desde Lhasa.
Miles de tibetanos exiliados en la India se manifestaron hoy en las calles de Dharamsala, en el norte del país, para protestar por la muerte de al menos diez personas en los disturbios del viernes en Lhasa, ha informado una activista pro tibetana.
"Es difícil decir exactamente cuántas personas se manifiestan en las calles de Dharamsala, pero se trata de varios miles. Es una manifestación enorme", dijo la vicepresidenta de la Asociación de Mujeres Tibetanas, B. Tsering Yeshi.
En la ciudad china de Sichuan, unos doscientos manifestantes protibetanos han incendiado con cócteles molotov una comisaría de policía, según ha informado un oficial de esta región al suroeste de China.

No hay comentarios: