16 mar. 2008

Internet se llena de la ira china ante los disturbios en Tíbet

Puede que los medios chinos, estrechamente controlados, hayan guardado silencio en su mayor parte sobre los disturbios en Tíbet, pero un vistazo a los blogs del país muestra una ácida corriente de furia y nacionalismo dirigida contra los tibetanos y los países occidentales.China, que censura habitualmente sus noticias para evitar que se calienten los ánimos, tiene menos control sobre lo que escribe online, y unos 200 millones de ciudadanos muy activos en Internet.El sábado aparecieron una serie de airados posts en blogs, después de que China confirmase que había muertos en Lhasa, la capital tibetana, y el actor estadounidense Richard Gere pidiera un boicot a los Juegos Olímpicos de Pekín si las autoridades reprimían las protestas con violencia."Los occidentales creen que lo saben todo sobre China, diciéndonos que esto, aquello y lo otro está mal", escribió un bloguero, que enumeró motivos históricos justificando la inclusión de Tíbet como parte de China."A la mayoría de los extranjeros les han lavado el cerebro en lo que concierne a este asunto", afirmó otro internauta.Otros blogs optaron por el nacionalismo radical."Si os portáis bien, protegeremos vuestra cultura y vuestros ingresos", indicó un bloguero, dirigiéndose a los tibetanos en China. "Si os portáis mal, también nos ocuparemos de vuestra cultura... poniéndola en un museo. ¡Yo creo en la gente Han (China)!"Muchos culpaban al Dalai Lama, el líder espiritual tibetano en el exilio y ganador de un premio Nobel de la Paz, por provocar los disturbios.

En un chocante contraste con el silencio mediático durante las protestas en Tiananmen de 1989, los populares chats, listas de correo y blogs de China suponen que los ciudadanos tienen más oportunidad de expresar sus opiniones, aunque los censores se apresuren a retirar los comentarios ofensivos tan sólo horas después.China, que gobierna Tíbet desde 1950, mantiene que esta región del Himalaya predominantemente budista ha formado parte del país durante siglos, el único punto de vista explicado en las escuelas chinas. Aun así, y aunque la mayoría de las anotaciones de blogs parecían coincidir con la postura oficial de Pekín, unos pocos disentían."No soy un gran estalinista, y no comparto la opinión de que Tíbet es parte de China. Cualquier minoría tiene derecho a elegir su propia vía de desarrollo", dijo un bloguero que afirmaba haber vivido cuatro años en Tíbet.

No hay comentarios: