5 sept. 2007

Identifican asteroide

Según un artículo publicado en la revista científica británica "Nature", la roca espacial tenía unos 170 kilómetros de diámetro y estaba situada en los albores del Sistema Solar. Un fragmento causó la hecatombe en la Tierra.

Hace 160 millones de años, la monumental ruptura del asteroide Baptistina fue la responsable de la lluvia de escombros que, según científicos de EEUU, causó probablemente, cien millones de años más tarde, el fin del periodo Cretáceo y la consecuente extinción, según algunas teorías, de los dinosaurios.
Los expertos ofrecen esta explicación en un artículo publicado hoy en la revista científica británica "Nature", en el que indican que el asteroide tenía unos 170 kilómetros de diámetro y estaba situado en los albores del Sistema Solar.
Y fue precisamente un fragmento provocado por su ruptura el que, hace 65,5 millones de años, cayó en lo que es ahora la península mexicana de Yucatán, causando una extinción masiva que trajo consigo el término del período del Cretáceo.
La explosión fue ocasionada por uno de los muchos fragmentos que chocaron contra la Tierra, porque, según los investigadores, ese fenómeno dobló el número de impactos en los planetas del Sistema Solar en los últimos 100-200 millones de años.
Dirigidos por William Bottke, del Instituto de Investigación Southwest, en el Colorado, el equipo científico se sirvió de simulaciones por ordenador para mostrar que esta oleada de colisiones probablemente fue provocada por la "catastrófica ruptura" de un asteroide, 160 millones de años atrás, cuyos fragmentos se conocen como la familia de asteroides Baptistina.
Al combinar los resultados obtenidos, los expertos concluyeron que esta lluvia de asteroides es, con un 90 por ciento de probabilidad, la causa del impacto ocurrido en el periodo Cretáceo.
Los autores del artículo sugieren que la colisión, que provocó un cráter de casi 200 kilómetros de diámetro, llamado Chicxulub, y una catástrofe ambiental en todo el mundo, formó parte de un proceso mucho más extenso, que afectó a todo el Sistema Solar.
Por ejemplo, plantean que esos impactos pudieron haber creado también el cráter Tycho en la Luna y otros cráteres gigantes en Venus y Marte.
Asimismo, la investigación indica que la lluvia creada por el Baptistina podría ser la fuente de aproximadamente un tercio de los objetos que rodean actualmente la Tierra.
EFE

No hay comentarios: