28 nov. 2007

¡Dios, que llueva en Chipre!

La Iglesia Ortodoxa de Chipre pidió la intervención divina para que termine una de las peores sequías que ha afectado a esa isla mediterránea.
El arzobispo Crisóstomo II, titular de esa iglesia cristiana oriental, urgió a los sacerdotes y a los fieles a orar el próximo 2 de diciembre para que llueva y las reservas de agua puedan volver a llenarse.
La mayor represa chipriota está a punto de secarse completamente si en las próximas cuatro semanas no llueve de manera abundante, según informa la agencia de noticias Reuters.
Las altas temperaturas durante la temporada turística contribuyeron a empeorar la situación, y las reservas de agua están llenas a un promedio del 8% de su capacidad, a diferencia del 25% de igual período del año anterior.
Un comunicado arzobispal dice: "Estamos seguros de que orando en comunión con calidez espiritual y profunda fe podremos hacer posible que Dios Todopoderoso escuche nuestras plegarias y conceda nuestras peticiones".
Según el líder religioso, "una vez más la sequía nos ha afectado y la gente está preocupada por las terribles consecuencias para la agricultura y la ganadería".
La Iglesia Ortodoxa de Chipre figura entre los grandes terratenientes de la isla y cuenta con inversiones importantes en la banca, la construcción, la hostelería y la industria vinícola.
En 1998 la feligresía ortodoxa chipriota elevó plegarias para poner fin a otra gran sequía.

No hay comentarios: