7 feb. 2008

El año de China

¡Feliz año nuevo y bienvenido a la nueva era china! Y es que este jueves comienza el año de la Rata chino en el que se considera que el gigante asiático se dará a conocer al mundo.
El "8" es el número de la buena suerte en China y precisamente el día 8 del mes 8, del año 2008 a las 8:00 de la noche comenzarán las Olimpíadas de Pekín, escenario elegido para la gala de presentación del nuevo poderío chino.
Igual que la rata conoce a los demás animales, el gobierno chino convoca a todo el planeta para celebrar los Juegos Olímpicos que será su presentación ya no sólo como país emergente sino como potencia internacional", afirmó Xulio Ríos, director del Observatorio de la Política China en España.
"Se está planteando que China vuelva a ser el centro del mundo como lo era hace unos siglos", añadió.
China está a punto de convertirse en el país con mayor intercambio comercial del mundo, gracias a los productos baratos que produce y que reparte en todas partes, ayudando a que la inflación en otros países no se dispare, y a su insaciable sed por materias primas en lugares como América Latina y África.
Con más de 1.300 millones de habitantes -un quinto de la población mundial-, China ya está entre las 10 economías más fuertes del mundo desde que hace 30 años el gobierno comunista decidió abrir la economía a la inversión extranjera, acumulando tasas de crecimiento anuales de más del 10%.
Y desde hace unos años están invirtiendo recursos enormes en investigación e intentando atraer a ciudadanos de origen chino que han emigrado a estudiar en lugares como EE.UU., con el objetivo de dejar de ser la fábrica del mundo y convertirse en el país puntero en tecnología.
También está empeñada en modernizar sus fuerzas armadas y ponerlas en el siglo XXI.

Pero -como si se tratase de un presagio del futuro- agosto es un mes terriblemente caluroso en Pekín que, junto a la contaminación que ahoga a la capital china, podría afectar la inauguración y el desarrollo de los Juegos Olímpicos.
Un fuerte temor surge a raíz de que el boom económico ha provocado fuertes desequilibrios entre las prósperas zonas costeras y las regiones del interior, haciendo que el 20% de la población consuma la mitad de los recursos mientras que el 20% más pobre apenas alcanza el 5%.
Además, según el Banco Mundial, 16 de las 20 ciudades más polucionadas del mundo son chinas, y China ya es el segundo mayor emisor de dióxido de carbono por producción de energía del mundo. Mientras en el norte los ríos se están secando y cada vez es más difícil conseguir agua pura, con fuertes consecuencias para la salud y la industria.
Políticamente, las contradicciones entre una revolución de las comunicaciones que ya ha convertido a 90 millones de chinos en usuarios de Internet y los esfuerzos del gobierno comunista por controlar a sus ciudadanos no harán más que aumentar.
Y por si fuera poco la corrupción, antiguo mal chino, no deja de carcomer el estado, "absorbiendo" un 10% del gasto gubernamental, según el diario británico "The Times", provocando manifestaciones violentas que oficialmente alcanzan 1.500 a la semana.
Los chinos ya han comenzado el año con una ola de frío que ha paralizado el país. Esperemos que en agosto una ola de calor no afecte los Juegos.

No hay comentarios: