3 feb. 2008

Fuertes nevadas no pararán todavia

La peor nevada que registra el centro y sur de China en medio siglo durará una semana más, según previsiones publicadas hoy que añaden que, una vez empiecen a aumentar las temperaturas, se disparará el riesgo de inundaciones.
El gélido frío que ha matado hasta ahora a más de 60 personas, obligado a evacuar a 1,7 millones y que afecta a 105 millones durará hasta el 8 o 9 de febrero, anunció hoy en su última previsión la Estación Central Meteorológica de China.
Decenas de millones de inmigrantes que, como es tradición, regresan a sus hogares para celebrar en familia la fiesta del año nuevo, la más importante de China, se encuentran atrapados en las estaciones de todo el país.
Según la previsión difundida por la agencia oficial Xinhua, las grandes nevadas y el hielo continuarán hoy en las provincias centrales de Hunan (la más afectada) y Jiangxi, así como en las orientales de Anhui, Jiangsu, Shanghai y Zhejiang.
Otro nuevo frente helado llegará el lunes y martes a estas zonas.En la noche de ayer una tempestad de nieve ganó fuerza y amenaza con dividir el país en dos bloqueando el tráfico rodado entre Pekín (norte) y Cantón (sur).En las últimas horas los principales aeropuertos en el este y sur del país han restringido los aterrizajes debido a este nuevo frente, según informan fuentes de la aviación civil, que indicaron que los más afectados son los de Zhejiang, Jiangxi y Shanghai.Los meteorólogos de Jiangxi creen que el inusual frío que registra el sur y centro de China se debe a las secuelas del fenómeno climático de "La Niña" y a una circulación atmosférica "anormal"."La Niña", un fenómeno contrario al de "El Niño", se caracteriza por periodos de bajas temperaturas en la superficie marítima del océano Pacífico ecuatorial, inferiores a la media habitual de 0,5 grados centígrados, como las registradas el pasado agosto.
La situación más dramática se vive en las estaciones de Cantón, centro manufacturero chino, con al menos 800.000 inmigrantes que tenían que desplazarse a sus provincias de origen retenidos debido a que las vías férreas están bloqueadas en el centro, este y sur.
Los efectos en la agricultura han sido catalogados por el gobierno de "catastróficos", y sin duda añadirán más presión al alto Índice de Precios al Consumo (IPC) chino, que alcanzará un 6,5 por ciento en enero, y contra el que Pekín intenta luchar para no perder credibilidad entre su población.La Red Nacional de Energía de China empezó hoy a recuperarse parcialmente de las averías sufridas en las áreas más afectadas, como en Hunan, después de ocho días de apagones por el frío.
La gravedad de la situación energética, siempre rozando el déficit en la mayor economía emergente del planeta, ha impulsado al Gobierno a tomar medidas radicales, como prohibir a los mineros de las hulleras estatales que abandonen sus puestos.
La mayoría de estos picadores son inmigrantes que ansían regresar a sus provincias de origen por el Año Nuevo Lunar, el de la Rata que se inicia el próximo día 7.Pero esto no va a ser posible para los que trabajen en la provincia central de Shanxi, conocida como el "mar de carbón", en un país que se abastece aún en un 73 por ciento de este combustible.
La nieve ha interrumpido en los últimos días los envíos de carbón al resto del país debido a los daños sufridos por los ferrocarriles."El esfuerzo ayudará a incrementar en un 30 por ciento la producción de carbón durante la festividad, en comparación con el año pasado", calcula el vicegobernador de Shanxi, Chen Chuanping.
Los máximos líderes comunistas se han lanzado a una campaña mediática en los últimos días para demostrar que el país, que celebra el próximo agosto sus primeros Juegos Olímpicos, está a la altura de las circunstancias, por lo que el presidente, Hu Jintao, se ha puesto el casco de obrero para visitar los pozos de Shanxi.Otros líderes del Comité Central del Partido Comunista de China (PCCh), como Jia Qinglin, Xi Jinping y Zhou Yongkang visitan Anhui, Guizhou (suroeste) y Henan (centro), mientras que el primer ministro, Wen Jiabao, se encuentra en la provincia de Hunan.
Además, 306.000 efectivos del Ejército chino ayudan a combatir los efectos desastrosos del hielo.

No hay comentarios: