5 feb. 2008

Y ahora bebé de probeta con tres padres

Científicos británicos lograron fecundar un embrión in vitro a partir del ADN de un hombre y dos mujeres, en lo que consideran un hito en este tipo de técnicas.
El equipo de la Universidad de Newcastle considera que esto permitirá erradicar una serie de enfermedades hereditarias, incluyendo ciertos tipos de epilepsia.
El procedimiento tiende particularmente a ayudar a mujeres que padecen defectos mitocondriales, los que se cree, podrían ser la causa de cerca de medio centenar de patologías.
La mitocondria, conocida como "la planta generadora de energía celular" es un pequeño órgano dentro de la célula encargada de sintetizar moléculas y co-enzimas.
Hasta el momento se desconoce un tratamiento para las enfermedades mitocondriales que pueden ser el origen de fallas hepáticas terminales, ceguera, distrofia muscular, diabetes y sordera, entre otras.
De hecho, lo que el equipo de la Universidad de Newcastle realizó fue un transplante de mitocondria en diez embriones severamente anormales descartados de tratamientos tradicionales de fertilidad asistida.
A pocas horas de su creación, se retiró el núcleo (que contiene el ADN del madre y el padre) y se lo implantó en otro óvulo vaciado de gran parte de su carga genética.

En efecto, lo único que se dejó del óvulo fue aquella pequeña parte que controla la producción de mitocrondrias, esto es algo así como 16.000 de las tres mil millones de partes que componen el genoma humano.
Los científicos comprobaron cómo estos embriones comenzaron a desarrollarse normalmente, pero decidieron destruirlos a los seis días.
El equipo sólo tiene permiso para hacer pruebas de laboratorio pero no está autorizado aún para ofrecer esta técnica como un posible tratamiento en humanos.
De todos modos, sus integrantes sostienen que un bebé nacido con este método habría tenido elementos genéticos procedentes de tres personas, pero el ADN nuclear que incide en la apariencia y otras características físicas no provendría de la mujer donante del óvulo.
"Creemos que gracias a este trabajo y otros realizados en animales, podemos en principio desarrollar esta técnica y ofrecer tratamientos en un futuro cercano", dijo a la BBC el Prof. Patrick Chinnery, uno de los miembros de este grupo.
Tanto el equipo de Newcastle como la fundación Campaña contra la Distrofia Muscular que subvencionó el trabajo, se muestran optimistas por el aporte que pueden hacer en la solución de las llamadas "miopatías mitocondriales".
Pero Josephine Quintavalle, del grupo pro-vida "Comment on Reproductive Ethics" (Opinión sobre ética reproductiva), calificó la técnica de "arriesgada, peligrosa" y un paso hacia los "bebés de diseño.
Denunció además que en Estados Unidos, este tipo de investigaciones con embriones fueron suspendidas debido a que algunos casos presentaron "importante anormalidades".

No hay comentarios: