7 dic. 2007

Calculan ubicación ideal de Santa Claus

Santa Claus debería abandonar el Polo Norte y mudarse a Kirguistán para optimizar su distribución de regalos navideños, según cálculos de una empresa de ingeniería sueca.
La compañía de asesoría Sweco dijo que, asumiendo que Santa les lleve regalos a todos los niños del mundo, incluso a los que no crean en él, tiene que viajar a casi 6.000 kilómetros por segundo para visitar los cerca de 2.500 millones de hogares de todo el planeta.
"No hemos identificado la ruta navideña óptima de Santa sólo para divertirnos. Sweco emplea la misma técnica para cumplir encargos de nuestros clientes", señaló la empresa, en un comunicado en su sitio web.
"Por ejemplo, hemos ayudado a numerosas firmas de transporte a optimizar sus rutas, con vistas a acortar las distancias, reducir los impactos negativos sobre el medio ambiente y ahorrar dinero", añadió.
Para determinar la ruta ideal, los especialistas se basaron en sistemas de información geográfica y diversos datos demográficos.
Ante una consulta de BBC Mundo, la empresa admitió que el único factor que no tomaron en cuenta fue el peso de los regalos.
"Esperamos que los niños pidan regalos livianos", nos dijo, entre risas, la portavoz de la compañía, Rebecka Gunner.
La compañía señaló que, idealmente, Santa debería vivir a 40,40° de latitud norte y 74,24° de longitud este, en un área montañosa cerca de la frontera de Kirguistán y Kazajstán.
Los especialistas de Sweco dijeron que si Santa Claus quiere entregar sus regalos entre la nochebuena y el día de navidad, es mejor que parta de Asia Central para que duplique su tiempo de distribución.
"Al comenzar su viaje allí, Santa podría incrementar la eficiencia de su viaje alrededor del mundo".
"De esa forma, podría evitar desvíos que le llevarían demasiado tiempo y no sometería a sus renos a esfuerzos innecesarios", dijo la compañía.
Como Kirguistán está situado cerca de dos de los países más poblados del mundo, China e India, podría empezar por ahí y luego desplazarse hacia el oeste, en el sentido contrario a la rotación de la Tierra, calculó la firma.
Para cumplir su cometido a tiempo, los renos tendrían que viajar a unos 5.800 kilómetros por segundo y Santa Claus no podría detenerse más de 34 microsegundos en cada parada.
"Esa velocidad extrema es uno de los motivos por los que raramente lo vemos", aseguró la compañía sueca.

No hay comentarios: