5 dic. 2007

Knut y su torta de cumpleaños

Knut, el osito polar estrella del Zoológico de Berlín, cumple un año y muchos niños en Alemania festejan con él... yendo a visitarlo.
A Knut le tocó este miércoles una torta de arroz, frutas y verduras, y a los niños, entradas gratis. Knut, el primer oso polar de Berlín en tres décadas, nació el cinco de diciembre de 2006. Apenas vino al mundo, el osezno fue rechazado por su madre, por lo que debió pasar sus primeros días en una incubadora.
Tras un duro debate, por las críticas de quienes consideraron que un depredador natural no debía ser "domesticado", los directores del Zoológico de Berlín resolvieron criarlo de todos modos.
A los tres meses, cuando todavía se alimentaba con un biberón, Knut fue presentado en sociedad con todos los medios al alcance de la prensa internacional.
Desde entonces, su popularidad no ha dejado de crecer entre millones de niños -y adultos también- que encontraron en el osezno berlinés la viva representación del peluche de sus sueños.
La Knut-manía llegó a tales puntos que la revista estadounidense Vanity Fair publicó un reportaje especial sobre el osito; hay muchísimos videos y hasta canciones con su nombre.
Pero no sólo creció la locura por el oso, sino también el sujeto en cuestión.
En marzo pesaba tan sólo 7 kilos y medio, pero con un año ya puede derribar a su celoso guardián, Thomas Dorflein, un dedicado empleado del zoológico que lo ha alimentado desde recién nacido.
Y su pelaje ya no luce el blanco inmaculado de entonces, puesto que le gusta revolcarse en la tierra.
Sin embargo, Knut sí sigue provocando la misma fascinación de siempre a los visitantes.

No hay comentarios: