27 ago. 2007

Incendios en Grecia alcanzan a la Antigua Olimpia y muertos llegan a 60

Por cuarto día consecutivo continúan los inmensos incendios que consumen vastas áreas del sur de Grecia, los cuales se extendieron ayer hacia el lugar donde se realizaban los Juegos Olímpicos de la antigüedad, arrasando poblaciones enteras.
Al menos cuatro grandes incendios y decenas de otros focos pequeños se mantienen cerca de la ciudad de Olimpia en el oeste, Kalamata en el sudoeste y Esparta en el sudeste. También continúan activas las llamas en la segunda mayor isla griega, Eubea.
Fuentes oficiales cifran los muertos desde el inicio del primer foco el viernes pasado en 63, mientras que al menos 3.000 personas se quedaron sin techo.
El museo y el estadio de Olimpia, cuna de los Juegos Olímpicos en la Antigüedad, sufrieron daños, aunque las piezas del centro se salvaron. También sufrió destrozos el monte Cronos, ubicado sobre el lugar donde se enciende la tradicional antorcha de cara a los Juegos.
El ministro de Cultura griego, George Voulgarakis, manifestó su preocupación, asegurando que "no conocemos los alcances exactos del daño en la zona de Olimpia".
En las áreas afectadas crece la indignación de los habitantes. "Todos nos dejaron en la estacada. El gobierno es incapaz de protegernos. La organización de los trabajos de extinción y evacuación fue miserable. Caos y vergüenza", gritaba en televisión un hombre fuera de sí en la localidad de Artemida, en el occidente del Peloponeso. En su pueblo murieron por el fuego el sábado 14 personas.
Numerosas familias perdieron su medio de subsistencia debido a que el fuego destruyó olivos y árboles frutales, ovejas y cabras. "Todos, todos mis amores se han ido", afirmaba una mujer de 70 años cerca de Zacháro y señalaba a su perro calcinado y a varias cabras y gallinas muertas. "No tenga nada más en esta vida", señaló la mujer.
Mientras tanto, se redujeron en parte los vientos que impulsan las llamas. Hoy se considera un día "clave" en la lucha contra el fuego. "Tenemos que bombardearlo de forma masiva con agua. Necesitamos por fin un éxito para dar ánimos a la gente", dijo un bombero. Pero en muchas partes la situación sigue sin estar bajo control.
Al país llegaron entretanto cinco hidroaviones de Francia, uno de Italia y 60 bomberos de Francia y otros tantos de Chipre. Para esta tarde se espera que se sumen tres helicópteros alemanes.
Por otra parte, en Italia se vive una nueva ola de calor de hasta 40 grados que empeoró los incendios de bosques en el sur y que se espera durará hasta el miércoles. Las zonas más afectadas son la isla de Ponza en el mar Tirreno, cerca de Roma, donde pasan sus vacaciones muchos famosos.
Varias casas y un hotel tuvieron que ser evacuadas y unas 600 personas tuvieron que huir en medio de la noche y pasaron horas en el puerto. Las llamas destruyeron al menos 100 hectáreas de matorrales, así como viñas y frutales.
El Ejecutivo del primer ministro Kostas Karamanlis acusó a vándalos o a terroristas de un tipo hasta ahora desconocido de haber provocado algunos incendios sobre todo en el área de Atenas.
Agencias

No hay comentarios: