31 ago. 2007

Nasa anuncia tormentas más intensas para EEUU debido al calentamiento global

Mientras continúe el calentamiento del planeta, Estados Unidos enfrentará tormentas eléctricas cada vez más fuertes con relámpagos mortíferos, granizo destructor y muchas posibilidades de convertirse en tornados, según indica un estudio efectuado por científicos de la Dirección Nacional para la Aeronáutica y el Espacio (Nasa).
Mientras otras investigaciones han lanzado advertencias de que podría haber cambios climáticos a gran escala, como huracanes más potentes y sequías más graves, el nuevo estudio predice eventos más pequeños como tormentas eléctricas más peligrosas debido al calentamiento global.
Habrá una mayor disponibilidad de ingredientes básicos para tormentas internas más potentes en Estados Unidos si hay un clima más cálido y húmedo en el mundo, señaló el principal autor del estudio, Tony Del Genio, un científico investigador de la Nasa. Para cuando esto ocurra, habrá que mantenerse alerta.
"Las tormentas eléctricas más pontentes, las tormentas y tornados potentes se sucederán con frecuencia y fuerza crecientes", indicó Del Genio en una entrevista el jueves en el Instituto Goddard para Estudios Espaciales en Nueva York.
El documento del que es coautor fue publicado en la internet en este mes en la revista Cartas de Investigación Geofísica. Otros científicos advirtieron que esta área de investigación climática es muy nueva y complicada para que el estudio sea definitivo. Sin embargo, otras investigaciones posteriores también se encaminan en la misma dirección.
Con modelos de computadora, Del Genio explora un área que la mayoría de los científicos expertos en clima han evitado. Las tormentas eléctricas simples son demasiado pequeñas para sus enormes modelos de clima mundial, por ello, Del Genio observó las fuerzas que se combinan para generar tormentas eléctricas.
Una combinación sin precedente de patrones geográficos y climáticos ya hacen de Estados Unidos el sitio más propenso del mundo a sufrir tornados y tormentas extremas durante la primavera y el verano boreales. La enorme masa terrestre que se calienta en los días cálidos, los contornos de las corrientes de chorro, los vientos que bajan de las Montañas Rocallosas y el aire caliente y húmedo procedente del Golfo de México se combinan para dar nacimiento a los fenómenos.
El modelo de computadora de Del Genio demostró que el calentamiento global significará que haya más alzas de calor, que es cuando los vientos suben y bajan en vez de desplazarse de lado. "Las consecuencias de estas subidas más fuertes serán más tormentas eléctricas y granizo más grande", agregó.
En un día normal soleado, las corrientes de aire que suben al cielo son de menos de dos kilómetros por hora. Durante una fuerte lluvia, estas corrientes pueden ser de 3,2 kilómetros por hora (dos millas por hora). Pero en una fuerte tormenta los vientos ascendentes son de entre 32 a 48 kilómetros por hora (20 a 30 millas por hora) y entre más rápida sea la corriente hacia arriba, resulta peor la tormenta.
El sureste y el medio oeste del país están en el paso de la mayoría de las peores tormentas. Sin embargo, un nuevo estudio pronostica tormentas peligrosas para el oeste de Estados Unidos. Predice que las tormentas eléctricas aumentarán un 6% en momentos en que el dióxido de carbono, el gas que es el principal culpable del calentamiento global, se duplique.
AP

No hay comentarios: