13 nov. 2007

Alcalde de Nueva York amenaza con suspender visitas de escuelas a sede de la ONU

El alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, amenazó con suspender las visitas escolares a la sede de la ONU si sus responsables no abordan pronto una larga lista de deficiencias en su sistema de prevención y extinción de incendios.
Bloomberg realizó la advertencia en una carta enviada el pasado 30 de octubre al secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, que fue divulgada hoy por la prensa local.
En la misiva, el alcalde recuerda que en la inspección que se hizo del complejo de la ONU el pasado enero, la primera en su medio siglo de historia, se descubrieron 866 violaciones del código municipal.
Entre estas se encuentran la falta de detectores de incendios y de sistemas de riego para apagar las llamas en varios pisos del edificio principal que alberga el secretariado.
El alcalde impuso como plazo el próximo mes de enero para solucionar las deficiencias más "urgentes", y hasta marzo para el resto.
"Estoy seguro de que entiende que es nuestra obligación tomar todos los pasos necesarios para proteger la seguridad de quienes trabajan y visitan la ciudad", dice Bloomberg en la carta a Ban.
El alcalde de la Gran Manzana asegura que si la organización incumple los plazos ofrecidos, "la ciudad se verá obligada a ordenar el cese de todas las visitas escolares a Naciones Unidas, y si es necesario, tomaremos medidas adicionales, como notificar al público del peligro que supone".
Fuera de estas medidas, la ciudad tiene pocas opciones para hacer cumplir su código debido a que Naciones Unidas es técnicamente un territorio internacional.
La ONU confirmó haber recibido la carta y aseguró a través de una de su portavoz, Marie Okabe, que "comparte la preocupación del alcalde".
Aseguró que los responsables del edificio han tomado medidas para responder temporalmente a las problemas más urgentes detectados por los inspectores y que este trabajo se realiza en colaboración con la Ciudad de Nueva York.
Entre las medidas que se han tomado están la instalación de 385 letreros de emergencia y la sustitución de 2.000 aspersores.
Okabe recordó que la sede del organismo emprenderá el año que viene una renovación que les costará 2.000 millones de dólares y durará más de cuatro años para modernizar sus instalaciones, en parte como respuesta a su anticuado sistema de seguridad.
El paso de cinco décadas se hace evidente en el interior de los cuatro edificios que componen el complejo de la ONU, donde las goteras son comunes, su estructura contiene amianto y la potencia de la calefacción es insuficiente.
La reconocida sede de la ONU fue diseñada por un equipo de once arquitectos, del que formó parte el suizo Charles Edouard JeanneretGris, Le Corbusier, y está construida en un terreno donado por la rica familia Rockefeller.
En ella trabajan 5.500 funcionarios y 1.200 empleados internacionales y desde su construcción no se había sometido a una remodelación completa.
EFE

No hay comentarios: