11 nov. 2007

Cinco barcos naufragan en los mares Negro y de Azov, hay 15 desaparecidos

Una fuerte tormenta hizo naufragar hoy cinco barcos, entre ellos un petrolero ruso, en los mares Negro y de Azov, con un balance de 15 marineros desaparecidos y un vertido de 2.000 toneladas de fuel, informaron fuentes portuarias rusas y ucranianas.Los desaparecidos son todos tripulantes del barco de bandera georgiana "Jodzha Ismail", que transportaba chatarra y que se hundió frente al puerto ucraniano de Sebastopol, en el mar Negro.Fuentes portuarias ucranianas dijeron a la agencia rusa Interfax que desconoce la suerte de 15 de los 17 miembros de la tripulación del "Jodzha Ismail"; los dos restantes consiguieron llegar a nado a la orilla.Vientos de hasta cien kilómetros por hora y olas de cinco metros convirtieron en zona de catástrofe la había del puerto ruso Kavkaz, situado junto al estrecho de Kerch, que une los mares Negro y Azov.Según las autoridades rusas, no se registraron víctimas entre los tripulantes de los cuatro barcos que zozobraron en las aguas del estrecho.La jornada negra comenzó hacia las 04.45 hora de Moscú (01.45 GMT), cuando el petrolero "Volga-neft" se partió en dos ante el embate de los elementos y vertió cerca de 2.000 toneladas de fuel.Los 13 tripulantes del petrolero sobrevivieron a la rotura del casco y quedaron en la popa del barco, que permaneció anclada y de la que fueron rescatados horas después del accidente.Al naufragio del petrolero siguió casi seis horas después el hundimiento del "Volnogorsk", que transportaba 2.000 toneladas de azufre.Posteriormente, las autoridades portuarias informaron del hundimiento de "Najicheván", también cargado con azufre, y del "Kovel", este último en aguas ucranianas.El portavoz del ministerio de Rusia para Situaciones de Emergencia, Víctor Beltsov, afirmó que los cuatro barcos rusos que naufragaron hoy pertenecían a la clase de embarcaciones que se emplea en navegación fluvial y marítima.Beltsov aseguró que ninguno de los barcos oceánicos que se encontraban hoy en la bahía del puerto Kavkaz sufrió daño por el temporal."En la ensenada había un total de 50 barcos, 40 de los cuales fueron remolcados a mar abierto", dijo el portavoz de Emergencia, citado por la agencia oficial Itar-Tass.Las alarmas por el vertido de carburante en el estrecho de Kerch se dispararon incluso antes de que los equipos de rescate consiguieran socorrer a los tripulantes de las embarcaciones siniestradas.El subdirector del Servicio Federal de Protección de la Naturaleza (SFPN) de Rusia, Oleg Mitvol, declaró que "los trabajos para restablecer el estado ecológico del estrecho llevarán meses" debido a las secuelas del vertido de las 2.000 toneladas de fuel."Estamos ante una situación grave de contaminación del estrecho de Kerch", dijo Mitvol en declaraciones a la cadena de televisión estatal rusa RTR.Agregó que el mal tiempo que reina en la zona dificulta los trabajos de recogida del aceite combustible vertido por el "Volga-neft".Mitvol advirtió de que si el carburante se va al fondo del mar "la eliminación de las secuelas del vertido podría convertirse en un problema de muchos años".El viento sopla en dirección de la vecina Ucrania, por lo que es "muy importante coordinar esfuerzos con nuestros colegas ucranianos", dijo el alto cargo ruso.Mientras, la Fiscalía incoó un proceso penal contra aquellos que resulten responsables de la contaminación del mar."El daño causado al entorno es enorme", declaró a la agencia Interfax Alexandr Kisiliov, uno de los dirigentes de Greenpeace Rusia.Kisiliov coincidió con el subdirector del SFPN al señalar que, "según el pronóstico más optimista, para restañar el daño causado por el vertido se requerirán varios meses".

No hay comentarios: