13 nov. 2007

Ciberdelincuentes a la cárcel

Son dos casos diferentes acontecidos también en lugares distintos pero que tuvieron el mismo eje conductor: la estafa a través de la red. El final, si todo sigue la lógica, sería el mismo: la cárcel para los estafadores. Uno de los acontecimientos se llevó a cabo en los Estados Unidos. Allí, un joven de 26 años acusado de “fraude e interferencia de comunicaciones” decidió admitir que había infectado unas 250 mil computadoras para robar los datos personales de sus usuarios y así poder tener acceso a sus respectivas cuentas bancarias. Para lograr su objetivo utilizó mayoritariamente bots, programas que se instalan en las PCs y que permiten que se pueda controlar la máquina en forma remota. Lo que aún están investigando es la cantidad de dinero que robó y quiénes fueron sus víctimas, además de ver quiénes son los cómplices de este delincuente. Además, la justicia de Los Angeles (ciudad de la que es oriundo John Schiefer, este delincuente) están viendo de cuánto sería la fianza (se habla de unos 1.75 millones de dólares) y la cantidad de tiempo que tendría que estar encarcelado, que podría llegar hasta los sesenta años. Y el otro hecho ocurrió en un país vecino: Brasil. Allí, la policía local arrestó a 31 jóvenes estafadores que integraban una red de ciberdelincuentes. Lo que hacían estos muchachos era apoderarse de claves bancarias (al igual que el anterior) para transferir el dinero a otras cuentas bancarios o bien directamente para retirar el efectivo. En total, habrían robado unos 343 mil dólares. Ahora, mientras se determina que pasará con estos delincuentes, estarán analizando las computadoras utilizadas para estos desvíos de dinero. Dos actos de delincuencia en la web que, por suerte, no tuvieron final feliz para los atacantes. Igualmente, hay que esperar a ver cuáles serán los veredictos finales y por supuesto, si las víctimas de estos ataques pueden recuperar lo perdido.

No hay comentarios: