8 nov. 2007

El cambio climático supone "profundos riesgos" para la paz en el mundo, revela un estudio

El cambio climático no sólo supone un peligro para el Medio Ambiente si no que representa "profundos riesgos" para "la paz y la estabilidad en el Planeta", según un informe del Centro para Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS) y el Centro para una Nueva Seguridad en EE.UU.
Ambos centros de estudios publicaron el 06 de noviembre, en su página web el informe titulado "La era de las consecuencias: la política exterior y las implicaciones en la seguridad nacional del Cambio Climático Global".
En el mismo, los centros de estudios apuntan las consecuencias del cambio climático sobre las relaciones exteriores y la seguridad nacional en el mundo y señala que dicho problema será uno de los mayores retos de la seguridad interna de Estados Unidos.
El informe está suscrito por expertos en la materia de la talla de Kurt M. Campbell, Jay Gulledge, J.R. McNeill, John Podesta, Peter Ogden, Leon Fuerth, R. James Woolsey, Alexander T.J. Lennon, Julianne Smith, Richard Weitz y Derek Mix.
A su vez, el análisis de ambos centros sobre lo que supone el cambio climático en las relaciones internacionales, recuerda que las primeras consecuencias ya se han hecho notar.
En este sentido recuerda, por ejemplo, el hecho de que el pasado 2 de agosto de 2007, dos batiscafos rusos se posaron en el lecho marino a más de cuatro mil metros de profundidad bajo el Polo Norte donde depositaron la bandera de Rusia.
Los científicos querían demostrar que la cordillera submarina Lomonósov, que se eleva 3.700 metros desde el fondo del Océano Glacial Ártico y se extiende más allá del Polo Norte, es continuación de la plataforma continental de Siberia.
La zona sobre la que Moscú reclama derechos tiene una superficie de 1,2 millones de kilómetros cuadrados y se cree que acoge una cuarta parte de las reservas mundiales de hidrocarburos.
Sin embargo, los hechos provocaron que el primer ministro canadiense, Stephen Harper, se tuviera que pasar los dos últimos días en las provincias de Nunavut y los Territorios del Noroeste, en el extremo norte del país, para reforzar la soberanía canadiense de las regiones árticas.
A su vez recuerda que la desertización en la región de Darfur ha "supuesto el aumento de las tensiones" o que el riesgo de inundaciones en la costa en Bangladesh ha aumentado y podría dejar a 30 millones de personas desplazadas en un país ya de por sí políticamente turbulento y tendencia hacia el extremismo islamista.
Por su parte, indica que, en este sentido, la India ya está construyendo un muro en su frontera con Bangladesh.
Por último, el estudio concluye que la concesión del Premio Nobel de la Paz 2007 al ex vicepresidente estadounidense Al Gore es un "reconocimiento claro de que el cambio climático representa un riesgo para la paz en el planeta".

No hay comentarios: