10 nov. 2007

La Cumbre Iberoamericana finaliza con fuerte altercado entre España y Venezuela

La Cumbre Iberoamericana finalizó este sábado en Santiago de Chile con un fuerte altercado en el cual el rey de España, Juan Carlos I, pidió callarse al presidente venezolano, Hugo Chávez, en medio de un fuerte discusión que este último sostenía con el presidente del gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero.
"¿Por qué no te callas?". Fue la frase del rey en momentos en que Chávez interrumpía a Rodríguez Zapatero, quien a su vez pedía respeto al gobernante venezolano por unas declaraciones previas que éste hizo contra el ex presidente del gobierno español José María Aznar.
El episodio, que fue transmitido en vivo por el canal de circuito cerrado en la sala de prensa de la Cumbre fue la cereza de la torta de un clima de tensión que se instaló entre el gobierno español y el venezolano desde el viernes cuando Chávez calificó a Aznar de "fascista" y criticó duramente a los empresarios españoles.
El sábado en una conferencia de prensa, Zapatero le dijo a Chávez que el respeto era una norma de conducta en la diplomacia, y el incidente parecía quedar allí.
Pero en el cierre Chávez, que no tenía uso de la palabra, se despachó 30 minutos con ataques en varias direcciones, y volvió a reafirmarse en su definición de fascista para Aznar, de quien dijo, estuvo de acuerdo con el golpe de Estado intentado en 2002 contra él en Caracas.
En su diatriba, Chávez también mencionó que la aerolínea venezolana Viasa fue comprada por España "y fue engullida". "Hasta se llevaron a las aeromozas. Las más bonitas", dijo en un tono irónico.
Cuando Chávez terminó, Rodríguez Zapatero pidió la palabra para una intervención de tres minutos y reiteró los mismos conceptos expresados en la mañana aunque con más energía:
"Estamos en una mesa donde hay gobiernos democráticos, que representan a sus ciudadanos en una comunidad iberoamericana que tiene como principios esenciales el respeto. Se puede estar en las antípodas de una posición ideológica -no seré yo el que esté cerca del ex presidente Aznar- pero el ex presidente Aznar fue elegido por los españoles, y exijo, exijo..."
En ese punto Chávez empezó a interrumpir, gesticulando "Que respete él", "Dígale eso a él", repetía una y otra vez Chávez, mientras Zapatero intentaba seguir hablando. Y fue en ese punto donde el rey, totalmente enervado dijo "¿por qué no te callas?".
Fue el punto culminante de una tormenta que empezó a disiparse por la tranquilidad de Rodríguez Zapatero, quien siguió hablando de respeto mientras Chávez seguía interrumpiendo aunque sin micrófono abierto.
Terminada la reunión, Rodríguez Zapatero volvió a reunirse con los periodistas para enviar un último mensaje. "Que sea la última vez".
Este fue el colofón de la XVII Cumbre Iberoamericana, en que participaron 22 países que hicieron un fuerte llamado a profundizar la protección social en América Latina, en una reunión que mostró divisiones ideológicas cada vez más visibles en la región.
Los 22 países -19 latinoamericanos más España, Portugal y Andorra- discutieron sobre el tema de cómo hacer que la bonanza económica de la región repercuta en una mejor distribución a través de Estados fuertes con capacidad para aumentar la protección social de sus ciudadanos más pobres.
En América Latina la pobreza golpea a 220 millones de personas, es decir el 43% de su población.
Los analistas en Santiago no dejaron de notar que la cohesión social, fijado como el tema central de la Cumbre por la presidenta Michelle Bachelet, fue rebatido por Chávez ni bien llegó a Santiago, con lo cual puso de entrada sobre la mesa las diferencias ideológicas en la Cumbre.
"La cohesión social no me gusta. Es algo terriblemente malo. El infierno puede estar muy cohesionado. Es un término muy conservador, muy estático. No hay que irse por la línea del menor esfuerzo", señaló Chávez sobre el tema.
Este sábado Rodríguez Zapatero, sin embargo defendió el concepto de cohesión social, considerando que para América Latina el tema de la protección, la salud y la educación eran prioridades impostergables.
Al finalizar la Cumbre algunos mandatarios planeaban participar en una reunión paralela de organizaciones de izquierda en el centro de Santiago, entre ellos Chávez, Evo Morales (Bolivia), Rafael Correa (Ecuador), Daniel Ortega (Nicaragua) y Carlos Lage (vicepresidente de Cuba).



No hay comentarios: