4 nov. 2007

La NASA se prepara sin pausas para el retorno del hombre a la Luna

Estados Unidos sigue firme en sus esfuerzos para poner nuevamente un hombre en la Luna con la consigna de lograr ese objetivo dentro de la próxima década.
Y para ello el programa "Constellation", que incluye misiones a Marte en las décadas siguientes, "está logrando grandes avances", aseguró Rick Gilbrech, administrador de Sistemas de Exploración en las oficinas de la Administración de Aeronáutica y del Espacio (NASA), en Washington.
"Los trabajos en nuestra nueva flota de cohetes y naves espaciales, Ares I y Orion, están muy avanzados", dijo Gilbrech.
El administrador de sistemas de la agencia espacial hizo la optimista evaluación esta semana al dar a conocer la asignación de tareas a los organismos de la NASA para hacer realidad la "visión" de la futura exploración espacial anunciada por el presidente George W. Bush en enero de 2004.
La primera misión de "Orion", que sustituirá a los actuales transbordadores, deberá realizarse antes de 2020, según los planes de la NASA que incluyen la utilización de luna como plataforma para los viajes tripulados a Marte previstos para las décadas siguientes.
Aun cuando las fechas están lejos de definirse, los preparativos ya están en marcha, especialmente en el Centro Espacial Kennedy (Florida) núcleo histórico de la exploración cósmica de EEUU.
La primera prueba para el cohete Ares que se encargará de sacar a "Orion" de la gravedad terrestre y ponerla en órbita está prevista para 2009.
En esa prueba la cápsula, que sólo llevará instrumentos, realizará una trayectoria suborbital sobre el Atlántico sur que permitirá a los ingenieros de la NASA analizar las condiciones del despegue así como la separación del cohete y la nave.
Una segunda prueba sin tripulantes ocurrirá un año después y sólo en 2015 se llevará a cabo un lanzamiento de prueba con astronautas, dijo la NASA.
Aunque el diseño del nuevo cohete y gran parte de la nave son nuevos, la mayoría de las instalaciones que utilizará "Constellation" serán las que ya están en uso en el Centro Espacial Kennedy.
"La infraestructura que tenemos para los transbordadores es lo que vamos a usar", dijo Pepper Phillips, director de operaciones para el proyecto en el centro espacial.
Pero no sólo será la infraestructura, sino que -además de los avances de la nueva generación tecnológica-, el programa también aprovechará los éxitos del pasado.
Los especialistas de la NASA señalan que los viejos sistemas dieron buenos resultados y serán integrados en el diseño de "Orion" que sustituirá a los transbordadores en 2010.
Entre esos sistemas se incluyen los del Programa Apolo, que en 1969 convirtió al astronauta Neil Armstrong en el primer ser humano en la Luna.
"El diseño de Orion tomará la forma de las cápsulas del pasado, pero aprovechará las ventajas de la tecnología del siglo XXI en informática, electrónica, propulsión y sistemas de protección térmica", manifestó la NASA.
A diferencia de los transbordadores que llegan al espacio adosados lateralmente al cohete impulsor, la nave "Orion" viajará como las cápsulas "Apolo", montada en la cima de un cohete.
Además, la nueva nave será mucho más grande que las cápsulas Apolo en las que, apretujados, sólo cabían tres astronautas.
"Orion" será un vehículo "multiuso"que trasladará nuevos ocupantes y suministros a la Estación Espacial Internacional (EEI), podrá acoplarse a un módulo de descenso en la Luna y, en las próximas décadas, a vehículos espaciales montados en órbita.
Estos planes se desarrollan en medio de los problemas que ha sufrido la NASA en sus esfuerzos por terminar la construcción de la EEI y los apretones financieros que le han obligado a reducir algunos programas científicos.
La construcción de la EEI, una empresa en la que participan 16 países, ha tenido como principal soporte a los transbordadores estadounidenses. Está previsto que su construcción concluya el 2010.
A partir de entonces, la EEI será uno de los principales apoyos en el espacio para el retorno del hombre a la Luna, según pronostican los expertos de la NASA.

No hay comentarios: